5 insectos comestibles que no puedes dejar de probar

Puede que al verlos no llamen tu atención, pero tiene un alto contenido proteínico, incluso, más que la carne

  • Lérida Cabello
  • 09 de Noviembre de 2020
  • 11:03 hrs.
5 insectos comestibles que no puedes dejar de probar
Los insectos poseen más proteínas que la carne (FOTO: TOMADA DEL INSTAGRAM DE LACOOQUETTE)

La entomofagia (el hábito de comer insectos) es algo que está muy arraigado a nuestros antepasados, pero es algo que no es común en la actualidad, debido a que el aspecto de algunos insectos más que antojarse da cosa probarlos.

Sin embargo, consumir algún insecto comestible es una fuente de proteínas y minerales, incluso los contienen en mayor proporción que la carne roja. A continuación, te decimos algunos insectos que son comestibles, y que no puedes dejar de probar una vez en tu vida, primero por curiosidad y luego por los beneficios que pueden traer a tu salud.


Insectos comestibles

1. Chapulines

Estos insectos son recolectados, sazonados con sal, limón y chile, y por último son tostados en el comal. Contienen fibra que promueve el crecimiento de bacterias beneficiosas conocidas como probióticos, que ayudan a mejorar la salud intestinal. El aporte de proteína es mayor al de la carne. Aportan vitamina B1 y B12, las cuales ayudan a mantener el sistema digestivo y nervioso. Son populares en Oaxaca, Morelos y Puebla.

2. Jumiles

Son recolectados de noviembre a febrero. Recientes estudios han descubierto que los Jumiles poseen propiedades anestésicas y analgésicas. También se les conoce como humilles, chinches del monte o xotlinilli son una especie de chinche comestible. Tradicionalmente los jumiles eran recolectados y conservados en cazuelas de barro y rociadas con agua para mantenerlas vivas y frescas. Son populares en Guerrero y Morelos. En Taxco tiene un santuario conocido como el Templo del Jumil.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CAFÉ DE OLLA, MUY REVOLUCIONARIO, IDEAL PARA QUITAR EL INTENSO FRÍO

3. Alacranes

El símbolo del estado de Durango, también forma parte de la dieta de los mexicanos, en tacos o como botana. Si te ánimas a probarlos descubrirás que es crujiente y tiene un sabor muy parecido al de la carne de res. El alacrán antes de comerse primero es freído y luego salteado en un comal. De entre todos los insectos del mundo, el alacrán es un insecto que jamás se consideraría comestible debido al veneno que tienen, pero se le retira antes de su preparación.

4. Gusano de maguey

Es considerado como un manjar mexicano por su alto contenido en proteínas y minerales. Son muy caros porque se encuentran en zonas a las que solo los conocedores del área pueden ir. Son muy ricos al ajillo, fritos o en taquitos con guacamole. Se encuentran en Tlaxcala e Hidalgo, donde son preparados con mantequilla o aceite de oliva. Incluso, suelen molerlos en una licuadora con una variedad de chiles para preparar un polvo con el que se acompaña el mezcal.

5. Escamoles

Este platillo de insectos consta de los huevecillos de la hormiga escamolera, son una fuente rica en proteínas, incluso, aportan cuatro veces más de proteína que la carne, por eso algunos lo llaman “el caviar mexicano”. Expertos en preparación de escamoles afirman que no se deben usar demasiados ingredientes, basta con aceite o mantequilla, cebolla, chile, epazote y flores comestibles de Hidalgo o Tlaxcala, de donde son característicos.

Atrévete a probar estos auténticos manjares mexicanos, olvídate del aspecto que tienen estos insectos, lo más importante son las proteínas y minerales que contienen, y los beneficios que traerán a tu salud, por algo eran consumidos por nuestros antepasados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: DOÑA LUPITA RECIBE BOTÓN DE PLATA DE YOUTUBE POR SU CANAL DE COMIDA

(Con información de México Desconocido, Animal Gourmet y Los sabores de México)