Imposible rendirse al sabor dulce de este esponjoso manjar

El 23 de agosto se celebra el Día Mundial del Bizcocho; lo puedes acompañar con café, leche, chocolate o té

  • Lérida Cabello
  • 21 de Agosto de 2020
  • 10:50 hrs.
Imposible rendirse al sabor dulce de este esponjoso manjar
Nadie se resiste al sabor de los bizcochos (FOTO: PEXELS)

¿Quién puede resistirse a su sabor? Su mezcla de ingredientes: huevos, harina, leche, mantequilla y azúcar, dan como resultado un bizcocho, una clase de masa esponjosa que sirve para preparar pan dulce, pasteles y tartas.

El 23 de agosto se celebra el Día Mundial del Bizcocho, en nuestro país, así se acostumbra llamar al pan de dulce. Sin embargo, en otros lugares del mundo hacen referencia a otro tipo de panes como pasteles, tartas.

La palabra biszcocho: "bis coctus" significa cocido dos veces. Este alimento se le cocinaba dos veces, para secarlo bien y poder conservarlo por más tiempo; así podía ser utilizado como alimento para navegantes y soldados.

(FOTO: PEXELS)

La enorme variedad de la panadería mexicana resulta de la combinación de algún tipo de masa, con cierto relleno o decorado, siendo la perdición de muchos, por su olor característico y diferentes texturas.

Algunos bizcochos tienen un nombre peculiar, gracias a la creatividad y el arte del panadero que le ha puesto a cada uno, y que los ha hecho únicos a lo largo de los años.

(FOTO: PEXELS)

Hay para todos los gustos

Donas, banderillas, conchas, bísquets, cuerno, beso, oreja, chilindrinas, cochinitos, piedra, gendarme, panqué, ladrillos, bigote, ojo de pancha, cocodrilos, moños, semitas, cocoles, mantecada, huacal, campechanas, cemitas, garibaldi, gragea, ojo de buey, rehilete, rebanada de mantequilla, huesos, por mencionar algunos.

(FOTO: PEXELS)

Sus orígenes

Aunque se ignora la fecha de creación del bizcocho, los romanos, los ejércitos venecianos y los turcos ya lo conocían. Durante siglos fue alimento básico del soldado y del marino. También fue el pan especial del que se proveían los navegantes.

Fue hasta el siglo XIX que se habló de bizcochos "para guardar" o "de viaje" eran elaboraciones consistentes que se envolvían en papel de estaño y que se conservaban durante bastante tiempo.

En Francia, el bizcocho se comenzó a elaborar hasta el reinado de Luis XIV (1643-1715). En 1894, el bizcocho de tropa fue reemplazado por el pan de guerra, que se hacía a base de almidón, azúcar, agua, materias nitrogenadas, cenizas y celulosa.

(FOTO: PEXELS)

En antaño se preparaban bizcochos con fondo de carne, llamados "reconstituyentes". Durante la Segunda Guerra Mundial aparecieron bizcochos vitaminados, que se distribuían en las escuelas. Hoy en día, ciertos productos dietéticos o de régimen se presentan en forma de bizcochos enriquecidos con vitaminas y aromatizados de varias maneras.

Este 23 de agosto festeja el Día Mundial del Bizcocho con el pan de tu preferencia, acompáñalo con un café, chocolate, leche o té, cualquier combinación es perfecta para degustar todo tipo de bizcochos.

(FOTO: PEXELS)

(Con información de Larousse cocina)