Los mexicanos y el limón, ¿por qué le echamos a todo?

Los mexicanos podremos renunciar a muchas cosas, pero no a echarle limón a nuestra comida, ese elixir que vuelve todo más delicioso

  • REDACCIÓN
  • 11 de Agosto de 2020
  • 20:33 hrs.
Los mexicanos y el limón, ¿por qué le echamos a todo?
Alguien que se diga mexicano no puede imaginar un día de su vida sin limones. ¿Cómo disfrutar de esos tacos, unos esquites, la sopita de fideo, una carnita asada...? ¡No! Sin limón no se puede (FOTO TOMADA DE PEXELS)

El fin de semana, Enrique Olvera, chef de Pujol, causó polémica después de criticar a comensales que solicitan como acompañamiento limones y chiles toreados para los alimentos que degustan en su restaurante. Pero... la realidad es que los mexicanos somos conocidos por agregarle jugo de limón a todo, y ni hablar del chile; tal parece que no podemos vivir sin esos dos elementos que para muchos pueden ser extraños y hasta desagradables, pero para quienes los aman, todo lo vuelven más delicioso.

TERRAZAS AL AIRE LIBRE EN LA CDMX PARA DISFRUTAR CON SANA DISTANCIA

De acuerdo con los expertos, los mexicanos comemos 14 kilos de limón al año, tal vez este dato se queda corto y en realidad sea mucho más. ¿Por qué nos satisfacen tanto esas gotitas de felicidad?, ¿Qué nos provocan los limones?

De acuerdo con documento de la SAGARPA, el limón no se originó en México, llegó al país en la época colonial de Asia y Medio Oriente. La fruta creció en el país gracias a las condiciones climáticas de Estados de la costa del Golfo de México y de la costa del suroeste. Esto lo hizo un producto accesible y abundante en el país. "Si estás expuesto prolongadamente a un alimento es más normal que lo incorpores a lo que comes diariamente", explicó Liliana Martínez, nutrióloga y socióloga de la alimentación, a Verne.


Como el picante, la acidez del limón se volvió un gusto adquirido que se ha transferido de generación en generación, añadió Martínez. "Aunque a una persona no le guste ese particular sabor, si todo un contexto cultural te expone reiteradamente al ingrediente o sabor el gusto se adquiere", comenta la socióloga por la Escuela de altos estudios en Ciencias Sociales de París.

TLAYUDAS, DELICIOSAS RECETAS PARA PREPARAR EL PLATILLO OAXAQUEÑO

Agregar limón a los alimentos es un marcador identitario del mexicano porque está sumamente incorporado en la cultura. Estas cuestiones son muy estudiadas por psicólogos sociales, pues de acuerdo con la socióloga en alimentación, los alimentos como el limón fungen como marcadores que te permiten hacer distinciones entre comunidades. "Es hasta una forma de marcar hacia afuera quiénes son como tú y quiénes no. Si la gente come limón como tú y le pone limón a todo debe ser mexicano", señala.

ESTAS SON ALGUNAS DE LAS COSAS A LAS QUE LES PONEMOS LIMÓN LOS MEXICANOS:

A LOS TACOS

Como dirían muchos, "No tomes la palabra de alguien que no le echa limón a sus tacos".

A LOS TRAGOS

Cubas, Daiquirís, Mojitos, Margaritas, Palomas y más, casí se podría decir que uno de cada cuatro tragos lleva zumo de limón.

 

HERIDAS

Como dice aquel sabio dicho "ve a echarle limón a la herida, a ver qué pasa". ¿O era sal?

CHOCOLATES QUE HACEN EXPLOSIÓN CON SUS MEZCLAS DE SABORES

AXILAS

Seguro has escuchado del bicarbonato de sodio como sustituto de los desodorantes, pero qué tal el limón. Hay gente que se echa limón en las axilas como desodorante para eliminar el mal olor.

La lista debió ser a la inversa y decir a qué no le echamos limón, porque la realidad es que los mexicanos le ponemos ese elixir a todo.

Para el cabello, la piel, en ensaladas, la nieve, los postres, para limpiarnos los dedos, en las tortas; hasta inventamos tamales de limón, la lista es larga.

BATIDOS Y JUGOS VERDES PARA QUEMAR GRASA Y BAJAR DE PESO

 

(Imelda Téllez)