La desgarradora carta de Edith González para su hija Constanza: "Amor, la vida no es fácil"

Edith González falleció ayer a sus 54 años de edad, sin embargo, la actriz se anticipó su muerte y le dejó una carta de despedida al amor de su vida, su hija C

  • REDACCIÓN
  • 14 de Junio de 2019
  • 13:51 hrs.
La desgarradora carta de Edith González para su hija Constanza: Amor, la vida no es fácil
“Constanza, mi Constanza mi niña, mi ternura, mi cielo, mi corazón”, así le llama Edith González a su hija en la carta (FOTO ESPECIAL)

La actriz mexicana Edith González falleció el día de ayer a los 54 años de edad tras sufrir una recaída del cáncer de ovario que padecía, sin embargo, en vida le dejó a su pequeña y única hija Constanza una emotiva carta.

De acuerdo con Excélsior, González se anticipó a su muerte y le escribió una desgarradora carta  al "amor de su vida", Constanza Creel,  la única hija de Edith, una adolescente de 14 años quien fue producto de una relación entre la actriz y el político Santiago Creel.

Fue por medio de su cuenta de Instagram en donde la actriz le escribió la siguiente carta:

Un día anunciaste tu llegada, dominando mi cuerpo, transformándolo. Sin falsos sentimentalismos sentí tu crecimiento. Tú llegada fue fuerte, delicada, esperada, hermosa.

Al surgir de mi vientre me hiciste entrañable, me hiciste madre. Y yo pude sostener en mis brazos a un ser que, sin sospechar las profundidades de la maternidad, ingenuamente pensé podría moldear.

"No amor, la vida no es fácil, mas es cabr...mente hermosa. Tú tienes un corazón muy determinado, una inteligencia aguda y un espíritu generoso".

Estoy tan llena de ti, tan orgullosa de ti, de verte valiente construyendo una identidad amorosa, alegre, fuerte y comprometida. Constanza, mi Constanza mi niña, mi ternura, mi cielo, mi corazón, mi todo y sin embargo eres tuya; tanto como cuando decides trepar una ola y hacerla tuya, dominar el horizonte, retar la energía del agua y realizar tus anhelos.

"Eres una niña hermosa, sólo puede decir gracias por permitirme se tu madre, velar tu sueño y ver en tí el milagro de la vida. Cons tomadas de la mano recorramos el mundo, al fin y al cabo somos polvo de estrellas. Te amo pequeñita”.

nl