Estados de México y Ciudades del Mundo donde no conocen los sismos

Si en los últimos días te has preguntado si existen lugares de México o el mundo, donde nunca hayan vivido un sismo, la respuesta es sí

  • REDACCIÓN
  • 19 de Febrero de 2018
  • 00:00 hrs.
Estados de México y Ciudades del Mundo donde no conocen los sismos
Ante los recientes temblores que se han suscitado en México y otras partes del mundo, las personas buscan opciones que sean más segura para irse a vivir (FOTO TOMADA DE WEB)

En los últimos meses, México y otros países han sido azotados por movimientos telúricos que han despertado gran alarma entre los habitantes de diferentes puntos, quienes se preguntan si existen lugares donde no ocurran sismos.

Según el doctor Víctor Hugo Espíndola Castro, del Servicio Sismológico Nacional de la UNAM (SSN), estas zonas experimentan una menor intensidad sísmica debido a su ubicación geográfica, ya que no están localizados sobre una frontera de placas tectónicas.

Caso contrario ocurre con Baja California, ya que al estar localizada en la frontera entre la Placa del Pacífico y la Placa de Cocos, la actividad e intensidad sísmica es mayor.

Sin embargo, existen lugares en México y el mundo, donde sus habitantes no conocen de sismos:

Estados de México:

Coahuila

Nuevo León

Chihuahua

Zacatecas

San Luis Potosí

Yucatán

Ciudades del mundo:

Canadá: Quebec y Ontario


Brasil: Sao Paulo y Brasilia

Venezuela: Los Llanos del Orinoco

Rusia: Siberia

Alaska: Zonas norte

¿SABÍAS QUE SUPERMAN ES LA VOZ DE LA ALERTA SÍSMICA?

¿Por qué ocurren los sismos?

Los sismos se originan por el contacto de las placas tectónicas que se encuentran viajando sobre la Astenósfera, que es una capa de la tierra, como “bloques de corcho en agua”.

Cuando  los límites entre placas entran en contacto, se generan fuerzas de fricción que mantienen atoradas dos placas continuas, produciendo grandes esfuerzos en los materiales para liberarse, cuando los esfuerzos son mayores que la resistencia de las placas o cuando se vence la fuerza de fricción, es decir logran seguir con su trayectoria; se provoca  una ruptura violenta de los materiales de las placas y la liberación repentina de la energía acumulada durante la fricción, generando así los temblores.

De acuerdo con el especialista, es importante recordar que ningún rincón de la tierra está a salvo de un temblor, porque siempre hay movimiento en la tierra.

nl