Turismo espacial, las consecuencias medioambientales de esta nueva ola

La carrera comercial para llevar turistas al espacio quedó en evidencia con los recientes vuelos al espacio de Richard Branson Jeff Bezos

  • REDACCIÓN
  • 23 de Julio de 2021
  • 19:51 hrs.
Turismo espacial, las consecuencias medioambientales de esta nueva ola
Observar vistas únicas e irrepetibles de nuestro planeta y el espacio, podrá sonar como de película, pero esto será posible gracias a varios proyectos que está llevando a cabo la NASA junto con compañías privadas (FOTO TOMADA DE TECNOLOGIA DEL FUTURO)

El ser humano lleva siglos diseñando sistemas para volar como un pájaro, desde el mítico Ícaro y los artilugios de Leonardo da Vinci hasta los científicos de la NASA que han creado innumerables inventos para dominar el cielo, pero con la creación de la aeronave ahora las metas del hombre son más grandes, llegar a otros planetas.

FOTO TOMADA DE BLOG CULTURAL Y DISEÑO

Primero debemos hablar de la carrera espacial durante la Guerra Fría, misma que fue protagonizada por dos superpotencias, Unión Soviética y Estados Unidos entre 1951 y 1969. Iniciaron con una fase en que unos y otros pusieron en órbita a insectos, roedores o mamíferos (la perra Laika, el macaco Sam, el mono Baker, una larga serie anónima de ratones o moscas de la fruta), años más tarde, el hombre piso la luna.

Los soviéticos se impusieron con contundencia en el primer gran asalto llevando al espacio el 12 de abril de 1961 al primer cosmonauta humano, Yuri Gagarin.

Por otro lado, el 22 de julio de 1969 Estados Unidos obtuvo la victoria con la llegada a la Luna del Apolo 11, de ahí surgió una de las imágenes más icónicas y polémicas del siglo XX.

FOTO TOMADA DE AARP

Tripulantes del Apolo 11 tomaron fotografías, manejaron una cámara de televisión, por donde espectadores de todo el mundo pudieron seguir sus hazañas, colocaron una bandera de Estados Unidos y depositaron una placa metálica con la siguiente inscripción: "Aquí los hombres del planeta Tierra han puesto el pie sobre la Luna por primera vez. Julio de 1969. Hemos venido en paz en nombre de toda la humanidad".

Mediante picos y palas, los astronautas también recogieron arena y fragmentos de rocas lunares para traerlas a la Tierra y hacer los análisis científicos pertinentes.

En las siguientes décadas se produjeron avances muy significativos, pero ya no tan fascinantes.

Lo de ahora es, sin duda, otra cosa, como lo explica la periodista estadounidense Jackie Wattles: "una desconcertante feria de las vanidades" que enfrenta a tres de los hombres más ricos del mundo, haciendo alusión a la carrera espacial de los multimillonarios.

FOTO TOMADA DE EL PAÍS

Pero la respuesta de Jackie Wattles depende de qué consideremos una victoria. ¿Los golpes de efecto recientes de Jeff Bezos y Richard Branson o el sólido liderazgo tecnológico y financiero de que puede presumir ahora mismo Musk?

El desarrollo de la tecnología aeroespacial está a punto de convertir el turismo espacial en una realidad. En este nuevo mercado, impensable hace solo unas décadas, Jeff Bezos y Elon Musk pretenden ser los emprendedores más importantes del mundo, y que su obra sea recordada en la historia como la de los emprendedores que cambiaron la historia.

TURISMO ESPACIAL

En las últimas dos semanas los multimillonarios; Jeff Bezos y Richard Branson dieron una vuelta en sus respectivos cohetes supersónicos y suborbitales, dando inicio a una nueva era de viajes espaciales en la que empresas respaldadas por multimillonarios que ofrecen estas excursiones a cualquiera que pueda pagarlo.

En el caso más reciente es el del millomario, Jeff Bezos que pretende convertirse en líder del turismo espacial con Blue Origin, compañía creada por el fundador de Amazon en el año 2000, que durante las últimas dos décadas han desarrollado diferentes cohetes y tecnologías aeroespaciales que pretenden convertir el turismo espacial en una realidad.

Jeff Bezos mostro su total entrega en el proyecto espacial al anunciar su salida como CEO de Amazon, su buque insignia, para poder dedicarse de tiempo completo a Blue Origin.

"Como presidente ejecutivo me seguiré involucrando en importantes iniciativas de Amazon, pero también tendré el tiempo y la energía que necesito para centrarme en el Day 1 Fund, The Bezos Earth Fund, Blue Origin, The Washington Post y en mis otras pasiones", explicó el emprendedor cuando anunció su salida del gigante del comercio electrónico.

El pasado 20 de julio Jeff Bezos acaparo los reflectores del mundo entero con su muy publicitado vuelo a bordo de su propia nave, para así convertirse en uno de los primeros turistas espaciales.

El lema de su compañía, Blue Origin, fundada en 2005, siempre fue la frase latina "gradatim ferociter" ("Paso a paso, ferozmente"). Bezos no se propuso correr, sino avanzar con firmeza, pero ahora acaba de dar un brusco acelerón.

Jeff Bezos empezó centrando sus esfuerzos en desarrollar una tecnología de vuelo espacial barata y sostenible con el objetivo de crear a medio plazo una base lunar y lo que él mismo bautizó como "una red de urbanizaciones espaciales", a las que posiblemente se mudarán tarde o temprano las personas más ricas del mundo, posiblemente cuando nuestro planeta ya no dé para más.

Recordemos que el Blue Origin, de Bezos, desarrolló un cohete de 18 metros de altura que se lanza verticalmente.

Se especula que Blue Origin podría realizar hasta dos vuelos más en 2021 para clientes que paguen, hasta el momento la empresa no ha dicho nada sobre el precio de los lugares.

Hace unos meses trascendió que al menos un billete se vendió en una subasta que concluyó el mes pasado y el ganador, cuya identidad se desconoce, aceptó desembolsar 28 millones de dólares. Se esperaba que esa persona volara junto a Bezos, pero se retiró en el último momento alegando "conflictos de agenda" y ahora se espera que haga valer su billete en una fecha posterior.

Pero Jeff Bezos no está solo en la carrera por el control del turismo espacial, su competidor más directo es otro de los grandes emprendedores del siglo XXI, Elon Musk, fundador de Tesla que lleva años invirtiendo grandes cantidades de dinero en SpaceX, su proyecto aeroespacial, que fundó en 2002 soñando que los viajes espaciales podrían ser una realidad algún día.

19 años después, está muy cerca de conseguirlo, algo que el emprendedor sabe muy bien, fue por eso que hace unos meses cambió su residencia, desde Silicon Valley hasta Texas, donde se encuentran los campos de pruebas de SpaceX y mantiene varias fábricas de su compañía automovilística.

Otro de los millonarios que están apostando por el turismo espacial es Richard Branson, quién el pasado 11 de julio se convirtió en el primer multimillonario en formar parte de una misión tripulada al espacio en parte autofinanciada.

"Siempre he sido un soñador. Mi madre me enseñó a no rendirme nunca y a alcanzar las estrellas. El 11 de julio, es hora de convertir ese sueño en realidad a bordo del próximo vuelo espacial de Virgin Galactic", dijo en Twitter el empresario británico.

La misión llevó por nombre "Unity 22", por ser el viaje de prueba número 22 de la aeronave VSS Unity, y contó con dos pilotos y cuatro tripulantes, entre ellos Branson.

Los tres tripulantes que acompañarán a Branson están todos en nómina de Virgin Galactic y son el astronauta Beth Moses, el ingeniero Colin Bennett y una vicepresidenta de la compañía, Sirisha Bandla.

Cabe señalar que el martes 20 de julio, las acciones de la empresa aeroespacial de Richard Branson, Virgin Galactic se desplomaron en la bolsa de valores de Nueva York, tras el exitoso vuelo suborbital de Jeff Bezos, la cotización de Virgin Galactic descendió un 8,17%.

¿CUÁNTO CUESTA IR AL ESPACIO?

Virgin Galactic, del multimillonario británico Richard Branson ofrece a turistas la experiencia de viajar al espacio, a decenas de kilómetros sobre la superficie de la Tierra.

Los viajeros pasarán varios minutos flotando en gravedad cero, a bordo de una nave espacial que se acerca o pasa a través de la línea Karman, la frontera entre la atmósfera terrestre y el espacio, a unos 100 kilómetros de altura.

Se prevén que seis pasajeros y dos pilotos viajen en el SpaceShipTwo VSS Unity, que se asemeja a un jet privado.

La Unidad VSS se conectará a una nave espacial portadora, la WhiteKnightTwo, de la cual se separará a unos 15.000 metros de altura. Una vez liberada, la nave espacial encenderá su cohete y se dirigirá al cielo.

FOTO TOMADA DE OK DIARIO

Los pasajeros flotarán en gravedad cero durante varios minutos, antes de regresar a la Tierra, el tiempo total de viaje duraría entre 90 minutos y dos horas, y el costo será de 250 mil dólares por boleto.

Blue Origin, la compañía de cohetes creada por el fundador de Amazon, Jeff Bezos, también planea enviar hasta seis pasajeros a un corto viaje al espacio a bordo del New Shepard, una cápsula colocada en la parte superior de un cohete de 18 metros.

Después del lanzamiento, la nave se separa y continúa varios kilómetros hacia el cielo, tras unos minutos de ingravidez, la cabina regresa gradualmente a la Tierra con tres paracaídas grandes y retrocohetes utilizados para desacelerar la nave espacial.

Desde el despegue hasta el aterrizaje, el viaje dura aproximadamente 10 minutos, pero hasta el momento la empresa no ha anunciado ni el calendario de los primeros vuelos ni el costo por boletos.

En China, La Academia de Lanzamiento de Tecnología de Vehículos de China está trabajando para enviar a sus primeros turistas en un viaje suborbital de unos 96 kilómetros de altura.

FOTO TOMADA DE ENTREPRENEU

El primer vuelo se realizaría en 2028, en una nave espacial reutilizable que puede llevar hasta 20 personas.

La duración total de la misión sería de aproximadamente 30 minutos, de los cuales 10 en la oscuridad del espacio, experimentando ingravidez, y viendo la curvatura de la Tierra a través de las ventanas y su costo será de alrededor de 200 mil dólares.

HOTEL ESPACIAL

Un startup estadounidense llamada Orion Span anunció a principios de este año que espera poner en órbita un hotel espacial de lujo dentro de unos años, pero el proyecto aún se encuentra en sus etapas iniciales.

FOTO TOMADA DE TECNO HOTEL

El pasado mes de mayo la NASA confirmó que en 2022 tendrá vuelos privados al espacio, aunque aumento sus precios para las futuras misiones privadas a la Estación Espacial Internacional, argumentando que estos realmente reflejan los costos verdaderos de llevar a los astronautas al espacio.

Recordemos que anteriormente la NASA cobraba 11,250 dólares por persona por día para soporte vital y 22,500 por persona por día por otros suministros para la tripulación, incluidos alimentos y aire. Ahora, además de las modificaciones a esas tarifas también hay cambios por el uso la energía y los datos.

La nueva política de precios señala que la NASA cobrará 5.2 millones de dólares por persona por el tiempo que la tripulación de la Estación Espacial ocupa para apoyar una misión de astronautas privada.

De forma adicional se cobran 4.8 millones por misión para la integración de la nave y la planificación. Ahora también hay una póliza que cobra entre 88,000 y 164,000 dólares por persona por día por la preparación previa de alimentos.

FOTO TOMADA DE COMPUTER HOY

QUIÉN SERÁ EL PRIMER TURISTA ESPACIAL A LA LUNA VIAJARÁ CON 8 ARTISTAS

El empresario nipón Yusaku Maezawa, elegido como el primer turista que volará alrededor de la Luna, espera que la misión, en la que estará acompañado por ocho artistas, sirva para enriquecer el mundo del arte a través de su experiencia espacial.

"Me gustaría invitar a creadores que quieran hacer del mundo un lugar mejor a través de sus obras", explicó Maezawa en una rueda de prensa en Tokio, tras anunciarse que la compañía aeroespacial SpaceX, propiedad de Elon Musk, lo ha elegido para convertirse en el primer turista espacial de la historia.

Maezawa, de 42 años, tiene previsto embarcarse en un viaje de una semana alrededor del satélite natural de la Tierra en 2023 junto a ocho representantes del mundo del arte, desde músicos y pintores a diseñadores de moda o directores de cine, a los que quiere ofrecer la oportunidad de inspirarse en las más altas esferas.

FOTO TOMADA DE UNO TV

Este multimillonario japonés, fundador y CEO de Zozo (ZozoTown), el negocio minorista de moda en línea más grande de Japón, aspira a que creadores de todo el mundo participen en el proyecto, al que ha bautizado como #dearMoon (queridaLuna). Hasta ahora sólo 24 personas han viajado a la Luna, todas con nacionalidad estadounidense.

Lo primero que tendrán que hacer tanto él como sus acompañantes será someterse a un entrenamiento todavía por determinar, pero que pronostica "muy duro".

El viaje de 2023 será el primero que el hombre realiza a la Luna desde la misión Apolo 17 de la NASA en 1972.

¿CUÁLES SON LAS POSIBLES CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES DE UNA INDUSTRIA DEL TURISMO ESPACIAL?

Jeff Bezos ha declarado que sus cohetes Blue Origin son más ecológicos que el VSS Unity de Branson. El Blue Engine 3 (BE-3) lanzó a Bezos y sus invitados al espacio utilizando hidrógeno líquido y propelentes de oxígeno líquido.

VSS Unity utilizó un propelente híbrido compuesto por un combustible sólido a base de carbono, polibutadieno terminado en hidroxilo (HTPB) y un oxidante líquido, óxido nitroso (gas de la risa).

FOTO TOMADAS DE EN EL GREEN POWER

La serie SpaceX Falcon de cohetes reutilizables impulsó al Crew Dragon utilizando queroseno líquido y oxígeno líquido.

La quema de estos propelentes proporciona la energía necesaria para lanzar cohetes al espacio y, al mismo tiempo, genera gases de efecto invernadero y contaminantes del aire.

Se producen grandes cantidades de vapor de agua al quemar el combustible BE-3, mientras que la combustión de los propelentes de VSS Unity y Falcon produce CO2, hollín y algo de vapor de agua.

El oxidante a base de nitrógeno utilizado por VSS Unity también genera óxidos de nitrógeno, compuestos que contribuyen a la contaminación del aire más cerca de la Tierra.

Aproximadamente dos tercios de los gases de escape del combustible se liberan en la estratósfera (12 km-50 km) y la mesósfera (50 km-85 km), donde puede persistir durante al menos dos o tres años.

Las altas temperaturas durante el lanzamiento y la reentrada (cuando se queman los escudos térmicos protectores de las aeronaves que regresan) también convierten el nitrógeno estable en el aire en óxidos de nitrógeno reactivos.

FOTO TOMADA DE COP25

Estos gases y partículas tienen muchos efectos negativos en la atmósfera. En la estratósfera, los óxidos de nitrógeno y las sustancias químicas que se forman a partir de la descomposición del vapor de agua convierten el ozono en oxígeno, agotando la capa de ozono que protege la vida en la Tierra contra la dañina radiación ultravioleta.

El vapor de agua también produce nubes estratosféricas que proporcionan una superficie para que esta reacción tenga lugar a un ritmo más rápido de lo que ocurriría de otra manera.

TURISMO ESPACIAL Y CAMBIO CLIMÁTICO

Las emisiones de escape de CO2 y el hollín atrapan el calor en la atmósfera, lo que contribuye al calentamiento global.

El enfriamiento de la atmósfera también puede ocurrir, ya que las nubes formadas por el vapor de agua emitido reflejan la luz solar de regreso al espacio.

Una capa de ozono debilitada también absorbería menos luz solar entrante y, por lo tanto, calentaría menos la estratósfera.

Averiguar el efecto general de los lanzamientos de cohetes en la atmósfera requerirá de modelos detallados que tengan en cuenta estos complejos procesos y la persistencia de estos contaminantes en la atmósfera superior.

FOTO TOMADA DE SELECTRA

Igualmente, importante es una comprensión clara de cómo se desarrollará la industria del turismo espacial.

Virgin Galactic anticipa que ofrecerá 400 vuelos espaciales cada año a los pocos privilegiados que puedan pagarlos. Blue Origin y SpaceX aún no han anunciado sus planes.

Pero a nivel mundial, los lanzamientos de cohetes no tendrían que superar mucho los 100 actuales que se realizan cada año para inducir efectos dañinos comparables con otras fuentes, como los clorofluorocarbonos (CFC) que agotan la capa de ozono y el CO2 de las aeronaves.

Durante el lanzamiento, los cohetes pueden emitir entre cuatro y diez veces más óxidos de nitrógeno que Drax, la planta de energía térmica más grande del Reino Unido, durante el mismo período.

Las emisiones de CO2 para los cuatro turistas en un vuelo espacial serán entre 50 y 100 veces más que las emisiones de una a tres toneladas por pasajero en un vuelo comercial de larga distancia.

Para que las instituciones reguladoras controlen adecuadamente la contaminación de esta industria naciente, los científicos necesitan comprender mejor el efecto que estos astronautas multimillonarios tendrán en la atmósfera de nuestro planeta.

FOTO TOMADA DE CAIXA BANK

La concienciación y regulación internacional del impacto ambiental es pues uno de los aspectos en los que la gestión de las actividades espaciales tendrá que mejorar. Si bien es cierto que lanzar un satélite a la órbita terrestre tiene un impacto mayor que un vuelo turístico suborbital, los satélites pueden beneficiar a muchas personas. Mientras que un vuelo turístico es un lujo para un limitado número de personas.

Para ponerlo en números. Se estima que cada vuelo turístico de Virgin Galactic y Blue Origin emite unas 60 y 90 toneladas de dióxido de carbono, respectivamente. Es decir, unas 8 y 15 toneladas por pasajero.

En comparación, de media, cada persona en el mundo emite cada año unas 4,8 toneladas de dióxido de carbono. Esta cifra es muy diferente entre países ricos y pobres. En Estados Unidos la cifra es de 15 toneladas. En España es de 5,4 toneladas. Aunque estos datos pueden variar considerablemente según diferentes fuentes. China es un gran contaminante, pero cuando se consideran sus emisiones per cápita, el valor es 7,4 toneladas.

(Azucena Uribe)