Alerta de Spoilers: ¿Qué pasó en “Game of Thrones”? Esto dejó el estreno del primer capítulo

El primer episodio de la temporada 8 de “Game of Thrones”, se definió en gran medida por reunir a personajes clave, además de batir récords de audiencia

  • Michael Hoffman
  • 16 de Abril de 2019
  • 13:16 hrs.
Alerta de Spoilers: ¿Qué pasó en “Game of Thrones”? Esto dejó el estreno del primer capítulo
La espera terminó, llegó “Game of Thrones” y esto es lo que nos dejó el primer capítulo de su temporada 8 (FOTO TOMADA DE WEB)

Fue una larga espera. Casi dos años para poder sentarnos en nuestro cómodo sillón a disfrutar y agradecer como nos parten el corazón viendo a nuestros personajes favoritos morir. Pero por fin la serie estrella de HBO, “Game of Thrones” ha regresado y este pasado domingo tuvimos la oportunidad de ver el primer episodio de estos últimos seis capítulos de esta gran historia. Pero después de tanto tiempo en que los fans estuvimos imaginando  insaciablemente los destinos de nuestros personajes favoritos y creando historias sobre lo que más nos gustaría ver ¿Este primer episodio hace justicia?

Este fue el episodio más corto de esta temporada con una duración de 54 minutos y creo que para los fans de la serie fue una apertura de telón bastante convincente. Se plantan las semillas de los retos y vicisitudes que se enfrentaran durante la temporada y se hace un buen trabajo en especial al hacernos sentir la urgencia del inminente peligro que se acerca desde el Norte sin siquiera la necesidad de mostrarnos a los Caminantes Blancos.

Las trifulcas verbales entre personajes como Sansa Stark y Daenerys Targaryen hacen interesante cada escena aunque carezca de acción y solo se trate de personajes discutiendo. Esto, al mismo tiempo, nos plantea que uno de los problemas más graves no va a ser el enemigo externo, sino el hecho de que trabajar juntos, como una sola fuerza unificado por un solo propósito -la supervivencia-  parece casi imposible. La batalla de los egos es palpable en los personajes, sin importar lo que está en juego claro que era natural que este choque de personalidades se diera y sin duda es un deleite. Estos personajes no caben juntos en las mismas habitaciones; cada quien tiene una visión y prioridad distinta y esto puede probar ser mucho más mortal con el enemigo prácticamente tocando la puerta. Claro que esto nos pone las interrogantes de si lograrán vencer o, al más puro estilo del “Juego de Tronos”, se darán las traiciones y el ajedrez político y, de ser así, ¿quién caerá y quien quedará de pie?

Claro que también es agradable ver la enorme sombra proyectada por el pasado de estos personajes y también de aquellos que ya no están. Es bueno ver que en esta serie el pasado no se olvida como si jamás hubiese existido y, mejor aún, que aún afecta la vida de nuestros personajes de una u otra manera, con consecuencias directas o cicatrices que testifican por la evolución de estos personajes a través de años.

Claro que también se empiezan a enfrentar las consecuencias de acciones más recientes, como las medidas extremas de Daenerys hacia sus detractores, dos de ellos siendo el padre y el hermano de Samwell Tarly quien parece tomar muy mal las noticias de la muerte de los mismos, en especial de su hermano lo cual me hace pensar que hay cierto placer en haberle revelado a Jon la realidad de su linaje.

Hablando de revelaciones… También es muy evidente que hay poco tiempo para atar cabos sueltos y es que por eso el capítulo no es perfecto. No solo hay algunos momentos que parecen carecer de emoción como el hecho de que Daenerys se entere de que su dragón Viserion, antes creído difunto, regresó como un esbirro del Rey de la Noche, pero eso no es todo. El capítulo está lleno de momentos que deberían ser más importantes, que debería tener algo más de peso en ellos. Un ejemplo es que Jon Snow, el Targaryen perdido, aquel que los fans teorizaron durante años sobre sus orígenes y del cual hay videos en redes sociales con duraciones de una hora que nos explican por qué Jon podría tener el poder de montar un dragón, por qué esto es peligroso y por qué los dragones son bestias poco dóciles que solo responden a los Targaryen y la sangre del Dragón (Cosa que Daenerys debería saber y por ende no ofrecer a un dragón como taxi tan a la ligera). Ese mismo Jon Snow monta al dragón llamado Rhaegal en honor a su verdadero padre Rhaegar Targaryen, pero este es un momento poco emocionante, está poco cuidado, envuelto en un tono de comedia ligera que es más semejante a una película de Disney que a un show con la seriedad de “Game of Thrones” cuyos personajes cargan un peso ancestral mucho mayor.

Si se compara esto al momento donde Daenerys sube por primera vez a espaldas de Drogon es risible y honestamente no comprendo por qué se tomó esta decisión en el proceso de escritura.

Claro que este es un detalle de unos minutos en un episodio generalmente redondo, divertido e intrigante. Mientras no todos los momentos atinaron la nota exacta o llegaron a sufrir en la ejecución es un episodio de apertura que promete hacia el futuro, un futuro con episodios que nos harán sudar, temer y llorar antes de cerrar esta historia por completo. Sea cual sea el caso, David Benioff y D.B. Weiss tienen un arduo trabajo por delante, pues nos han acostumbrado a un show con una calidad casi insuperable y el próximo “dominGoT” seguiremos este viaje por la cadena HBO y veremos si estas promesas de grandeza son cumplidas o se quedan cortos. Cruzo los dedos por la primera opción.

nl