El agonizante panorama cultural en México

La cultura y el arte son un legado, sirven de base en una sociedad, transmiten enseñanzas y representan un hecho vital para el ser humano

  • REDACCIÓN
  • 10 de Julio de 2020
  • 21:12 hrs.
El agonizante panorama cultural en México
En situaciones extremas, el ser humano se defiende consumiendo cultura, es una manera de escapar del caos; la cultura es fuerza, es poder, y a través de ella la sociedad encuentra un punto común, que es la identidad, lo que somos (FOTO ESPECIAL)

La forma de vida y las expresiones de una sociedad determinan su cultura. La cultura que se compone por nuestras costumbres, nuestros códigos, las normas, las tradiciones, y las distintas expresiones artísticas, representan para el ser humano un hecho vital. Desafortunadamente, la pandemia del covid-19 tiene entre una de sus víctimas al sector cultural, se han interrumpido las actividades remuneradas a artistas y operarios. No es expresión y retórica: los artistas y trabajadores de la cultura son víctimas; el panorama cultural en México es agonizante, más de mil artistas y sindicatos han manifestado que se debe crear política pública con base en la equidad, diversidad, respeto, inclusión, pluralidad y el respeto de sus derechos.

De acuerdo al Diario Oficial de la Federación, la primera tarea emprendida durante la presente administración ha sido identificar las contradicciones y desigualdades que existen en el territorio en materia de acceso a la cultura y en el ejercicio de los derechos culturales, para procurar revertirlas. Sin embargo, los recortes al presupuesto han hecho que artistas, creadores, trabajadoras y trabajadores del arte y de la cultura, gestores y productores de México condenaran enérgicamente la actitud de la Secretaría de Cultura, dirigida por Alejandra Frausto Guerrero, al no hacer frente a la crisis económica que vive este sector y que se ha encrudecido frente a la contingencia sanitaria por el coronavirus.

A la cultura y el arte se les percibe erróneamente como una simple industria que provee de entretenimiento. Los diferentes llamamientos de la comunidad artística a través de los medios de comunicación, son minimizados, infantilizados o evidenciados. A veces se juzga a ciertos integrantes como parte del mundo de privilegios; se generaliza y se parte de miradas incompletas. Se le pide al artista que se quede en su casa, que privilegie su salud, que deje de angustiarse por el futuro. Al trabajador de la cultura se le recorta su plaza, se le deja de pagar o se le dice que el show debe de continuar.

LA PROBLEMÁTICA

A través de una carta firmada por más de mil 200 artistas y decenas de sindicatos universitarios, se acusa que la Secretaría hace caso omiso de la situación de "emergencia y precariedad" en el que el sector cultural se encuentra, y de la que señalan también pone en riesgo la salud de varios compañeros al no poder generar sus ingresos del día.

La inexistencia de esquemas de participación ciudadana y comunitaria en los procesos de planeación ha derivado en que las acciones del Estado aún estén lejos de garantizar el ejercicio efectivo de los derechos culturales que, en su sentido más amplio, involucran la libre expresión y creación, el derecho a la información y al conocimiento sobre los patrimonios material e inmaterial, la libre elección de una identidad cultural, la pertenencia a una o más comunidades culturales y la participación activa y creativa en la cultura.

Las políticas públicas que la Secretaría de Cultura promueve para el periodo 2020-2024 buscan transformar el paradigma tradicional en el que las personas y las comunidades son vistas como simples receptoras de la acción del Estado en materia de cultura, para asumirlas como generadoras y participantes activas en una serie de procesos en los cuales las instituciones tienen el papel de facilitadoras, destaca el Diario Oficial de la Federación.

LA LUCHA POR EL ARTE Y LA CULTURA

Recordemos que el sector cultural representa el 3.2 por ciento del total de los empleos en México y aporta el 3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). A fuerza de presión, manifestaciones y reuniones virtuales con los representantes de la cultura en México, colectivos y sindicatos han conseguido avances significativos.

Como el reciente conseguido por los colectivos "No Vivimos del Aplauso", "Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México" (Moccam) y "Asamblea por las Culturas", quienes tras una reunión virtual con la subsecretaria de Desarrollo Cultural, Marina Núñez, Lucina Jiménez, directora del INBAL y Esther Hernández, directora Nacional de Vinculación Cultural. Informaron que la comunidad laboral de arte y cultura en situación precaria por la crisis económica derivada de la pandemia sólo podrá acceder a uno de los dos apoyos que habían solicitado: Banco de Funciones o Crédito a la Palabra, la próxima semana iniciará el contacto con los 3,850 agentes culturales con el fin de proponer a ellos, sumar al "Banco de Funciones" proyectos colaborativos por montos hasta por 15 mil pesos.

 

El gremio del arte y la cultura podrá proponer actividades culturales que no serán exclusiva de artes escénicas; serán tan amplias como disciplinas, prácticas, oficios y profesiones existen, de ahí la importancia de que la Secretaría de Cultura haya reconocido el proyecto como Banco de Producciones como propusieron los colectivos. Respecto a Créditos a la Palabra por 25 mil pesos que gestiona la Secretaría del Bienestar, la subsecretaria de Cultura afirmó que en esa dependencia "hay líneas de operación difíciles de alterar; por lo que no es viable pagar el crédito con trabajo". La solicitud de transversalidad de los movimientos derivó en que de la Secretaría de Cultura en coordinación con la del Bienestar abrieran a agentes culturales para que a nivel nacional se pueda abrir y acceder a tener el beneficio a quien así lo solicite. Se reiteró que estos créditos funcionan como parte de un fondo perdido; sin embargo, con base al "modelo de corresponsabilidad moral" del gobierno de la 4T, lo conveniente es que se cubra en el plazo de tres años.

La mayor parte de la población del mundo es pobre, y así lo son la mayoría de quienes se dedican al arte y la cultura. Con su corazón estrujado, los artistas levantan la voz y quieren dar a entender a ciertos participantes de la clase política que existen, que también son ciudadanos, que han decidido ejercer sus derechos y ser facilitadores para que otras personas también los ejerzan. Pero es complicado que desde el privilegio de la política se vean los beneficios comunitarios de un grupo de jóvenes haciendo títeres, de mujeres pintando murales, de hombres de la tercera edad tomando clases de baile, de niños estudiando en escuelas dignas de formación artística, de personas escribiendo novelas.

 

Ya desde antes de la pandemia se veía al sector cultura como un conglomerado que podría ser útil y vestir al poder de cierto refinamiento, pero también se le menospreció por su falta de lealtad a los proyectos políticos. Desde la lógica más básica, algunos políticos locales han reñido con las prácticas artísticas pues consideran que los recursos públicos no pueden destinarse a quienes se manejan con otras lógicas. En cierto momento, por esta razón al poder le gustan los artistas ultranacionalistas, "populares", que hablan de herencias milenarias, que usan colores, formas y abstracciones que remiten a los paisajes y escenas bucólicas. En ocasiones, el poder político actúa a semejanza de un grupo paramilitar que contrata a un trío de música popular y le obliga a ofrecerle sólo las canciones (corridos) que quiere escuchar.

¿QUÉ ES UN ARTISTA?

Un es toda persona que libremente crea a través de distintos lenguajes y ejerce su actividad dentro de comunidades que dialogan y se nutren de conceptos, reflexiones, denuncias, provocaciones. Artista no se define por género, no es desbancado por filosofías ni cancelado por la crítica. Lo artístico es una acción y/o resultado material o sensorial que prevalece de distintas maneras en una colectividad, en una sociedad... Asociados al arte hay millones de trabajadores, mujeres y hombres, que prestan servicios, que planifican, promueven, forman y generan condiciones de desarrollo. En contraste, la política es un ejercicio momentáneo, aunque eufemísticamente se quiera mostrar como "un arte", tiene un periodo corto. Generalmente, tarde que temprano, "la historia" condena la acción política porque no es capaz de "ordenar el caos" o de renunciar a la tentación autocrática.

LA IMPORTANCIA DE LA CULTURA

En situaciones extremas, el ser humano se defiende consumiendo cultura, es decir que estando sumergidos en el caos, la gente busca la manera de escapar del mismo aunque sea por momentos. Y esto es algo que se hizo desde siempre, desde los esclavos que exteriorizaban la opresión a través del canto hasta cualquier persona que hoy en día viaja en colectivo escuchando música, o leyendo un libro para dejar de lado la rutina. Nos damos cuenta que tanto productores como consumidores de la cultura se resguardan en ella para encontrar un equilibrio y seguir.

Las distintas manifestaciones artísticas como la música, la danza, el teatro, etc. son formas de exteriorizar o de contar nuestra historia, narrar el contexto. Por esto la cultura también es un legado y sirve de base en una sociedad porque en ella se transmiten enseñanzas para las siguientes generaciones. Las manifestaciones artísticas permiten adaptarnos a distintos soportes para la transmisión de saberes y además sirven para el cuidado de la salud mental y corporal de la humanidad.

La cultura es lo que nos da identidad y es por eso que el Estado debe garantizar la socialización de la cultura y el acceso de las minorías a ella.


(Nayelli Langarica)