Guillermo Arriaga: frases venezolanas que en México serían albures

Guillermo Arriaga, compartió en un podcats con "El Pana", jocosas anécdotas de las frases venezolanas que no deberías de usar en México

  • REDACCIÓN
  • 29 de Julio de 2020
  • 01:07 hrs.
Guillermo Arriaga: frases venezolanas que en México serían albures
"Dar la cola", "echarse los palos", "pelar bolas"; esas y muchas otras, son las frases con las que se encontró el escritor mexicano, Guillermo Arriaga, al terminar una conferencia en Caracas, Venezuela (FOTO TOMADA DE INSTAGRAM)

El escritor y director mexicano Guillermo Arriaga ganador del Premio Alfaguara por su libro "Salvar el fuego", habló de las frases venezolanas que no deberías usar en México, ya que aquí serían tomadas como albur o una acción fuera de lugar. En una jocosa y relajada charla para el podcast "El Martínez" del publicista Sebastián Arrechedera, conocido como "El Pana", Arriaga contó la anécdota que le ocurrió con una estudiante al terminar una de sus conferencias en Caracas, Venezuela.

EPISODIOS DISTORSIONADOS DE LA HISTORIA QUE TODOS NOS CREÍMOS

Guillermo dijo que la estudiante le ofreció "darle la cola", lo que en varios países podría provocar malas interpretaciones; sin embargo, en Venezuela significa pedir un aventón. Pero la historia no paró ahí, ya que minutos después la misma joven le pidió que "se echaran unos palos" lo que significa beber licor.

'A donde tu vivas yo te doy la cola', fue la frase que recordó entre risas el también ganador del premio a mejor guionista en el Festival de Cannes en 2005.

 

La charla entre Arriaga y "El Martínez" pasó de los albures, al pugilismo y hasta tuvo su toque gastronómico.

"WATCHMEN" LIDERA LA LISTA DE NOMINACIONES DE LOS PREMIOS EMMY 2020

ESTAS SON ALGUNAS DE LAS FRASES QUE TE PONDRÍAN EN APRIETOS SI PLATICAS CON UN VENEZOLANO

  • Dar la cola: Lo utilizamos para la acción de pedir un aventón, que nos lleven a algún lugar. Se cree que viene de la guerra de la independencia donde los soldados rasos le pedían a oficiales amigos que los llevasen en la grupa o cola del caballo para descansar los pies en sus largas travesías.
  • Echarse los palos: Beber licor. Al abolirse la esclavitud, los hacendados se negaron a pagarle a sus antiguos sirvientes con monedas de plata. Por lo que hacían tablillas con el sello de la hacienda para que pudieran ser canjeadas en las pulperías y bodegas por víveres. Muchos preferían comprar licor por lo que pedían "un palito de ron", "un palo de miche", etcétera. Al tener que contar en que habían despilfarrado las tablillas o palitos decían "me eché los palos".
  • Echarle pichón: Significa hacer un esfuerzo para lograr algo. En los antiguos pueblos y ciudades venezolanas, el agua se obtenía de bombas o fuentes públicas que había que utilizar con esfuerzo físico. Estas bombas tenían un letrero que decía "Push on", para indicar que había que empujar la palanca para lograr extraer el agua. Al venezolanizarse quedó la expresión "Echarle pichón" para señalar a alguien que tenía que sacar el agua haciendo fuerza en la palanca.
  • Echar un polvo: En el siglo XIX y comienzos del siglo XX se popularizó el uso del rapé, (polvo de tabaco inhalado). Como cortesía los hombres se lo ofrecían a las damas: ¿Quiere echar un polvo? Muchas veces los mismos tenían urgencia de inhalarlos por el síndrome de abstinencia y se ausentaban de la reunión social para hacerlo en solitario ya que era de mala educación hacerlo en público. Sin embargo, no siempre era para esto sino para tener un encuentro sexual furtivo con una damisela.
  • Bajarse de la Mula: Pagar una deuda o pagar por participar en una fiesta o celebración. Si vienes a la fiesta, te bajas de la mula. Su origen viene de la época de la Colonia, cuando le cobraban una deuda a una persona, que iba montado en una mula, y ésta decía que no tenía dinero, le aceptaban la mula como pago, y tenía que "bajarse de la mula" para poder entregarla.
  • Pelar Bolas: Proviene del hecho de que un jugador de beisbol no es capaz de realizar atrapadas es cuestionado y relegado al banco o separado del equipo. Por lo que es visto como alguien de poco valor, importancia o utilidad. En su uso actual se asocia con la carencia de valores económicos por lo que no es tomado en cuenta.
  • Güebón: Los animales de granja con genitales muy grandes suelen tener un andar lento y torpe. De ahí que hoy en día se use este adjetivo para señalar personas torpes o con poca sagacidad.
  • Mamar gallo: Se usa para denotar que a alguien se le está haciendo una jugarreta. En las peleas de gallos se acostumbra a succionar la cabeza del gallo para que este se vuelva desconcertado y a la hora de la lucha el mismo huya y no enfrente al otro gallo, logrando cansar a su oponente. Una vez recobrado el sentido de la orientación puede atacarlo con mayor oportunidad. Dicha práctica se considera ilegal y poco honorable y ante la sospecha de su uso se exclama: ¡Me están mamando gallo!
  • Echar un Camarón: En las excavaciones petroleras, los capataces gringos de vez en cuando querían echar una siesta. Pero para no ser vistos por los obreros venezolanos se excusaban diciendo "I come around" (Ya vuelvo). Esta frase al venezolanizarse quedó como camarón para definir el sueñito que se echa en medio de una jornada.
  • Echar los Perros: Es la actividad de "cortejar" a las damas. Romeo le está echando los perros a Julieta. Viene del término taurino de "echarle los perros" al toro para cansarlo y ayudar al torero en su faena.

EL DIRECTOR FELIPE CAZALS CELEBRA SUS 83 AÑOS DE VIDA


(Imelda Téllez)