La leyenda es cierta, estas escuelas de CDMX están construidas sobre panteones

El clásico mito de que tu escuela fue construida sobre un panteón podría ser cierta, aquí un mapa de las escuelas en CDMX que pueden confirmar la leyenda

  • REDACCIÓN
  • 28 de Mayo de 2021
  • 20:50 hrs.
La leyenda es cierta, estas escuelas de CDMX están construidas sobre panteones
Un mapa en google confirma la leyenda de las escuelas que están construidas sobre panteones, checa si está la tuya (FOTO TOMADA DE IG: @ lizhoffman14)

Seguramente cuando ibas a la primaria o secundaria escuchaste el mito de que la escuela estaba construida sobre un panteón y hasta fantasmas acechaban las aulas y los baños del edificio. Prepárate para que se te ponga la piel “chinita” porque la leyenda es cierta, hay varias escuelas en la Ciudad de México que sí fueron construidas sobre cementerios.

Hasta la fecha esta leyenda es muy popular entre los niños, quizá se deba a que en estos lugares se dan los primeros pasos sin la supervisión de los papás; por ello la imaginación vuela lo cual deriva en una cantidad inmensa de seres sobrenaturales e historias que contaremos a continuación.

ESCUELAS QUE FUERON CONTRUIDAS SOBRE PANTEONES

Aunque parece ser un cuento de la imaginación ociosa que perpetua generación tras generación, lo cierto es que esta historia ha llegado a inspirar grandes películas del cine de terror. Tiene su origen en la idea de la profanación a un lugar sagrado y de culto a los muertos, por eso se cree que, si una escuela fue construida sobre un panteón, espíritus en pena recorrerán sus pasillos.

En la Ciudad de México frecuentemente hemos escuchado esta historia y se debe a varias razones. En el Centro Histórico, por ejemplo, la conversión de centros religiosos como conventos e iglesias en edificios laicos.

COMO SI FUERA TANDA: ¿CHRISTIAN NODAL COMPRÓ EL ANILLO DE BELINDA EN ABONOS?

Usualmente estos espacios tuvieron sitios para enterrar a sus muertos y por ello es muy probable que, efectivamente, el lugar donde esté algún edificio, escuela o no, pueda ser un panteón.

LA SECUNDARIA NÚMERO 1 DE REGINA

Un ejemplo es la Escuela Secundaria Número 1 ubicada en la calle de Regina #111 del Centro Histórico. En épocas coloniales fue parte del convento de San Camilo.

Esta orden religiosas se caracterizó por llevar la extrema unción, es decir, el último ritual de la iglesia católica para los enfermos terminales. Principalmente atendió a la gente más pobre de la Nueva España.

En esos tiempos era común ver por las noches a los monjes encapuchados salir con antorchas hacia donde se les necesitaba.

Curiosamente, la memoria histórica de la ciudad aún no los olvida y en la actualidad se cuenta entre los estudiantes y exalumnos de la escuela la presencia de un monje que recorre los pasillos del ex convento.

Quizá se trate del guardián del recinto cuya misión consistía en vigilar que el lugar sea respetado por ser sagrado. De paso también supervisa que no copies en los exámenes.

EL CENTRO ESCOLAR MORELOS DE LA VILLA DE GUADALUPE

En otras ocasiones tenemos la certeza de escuelas que sí fueron cementerios o que al menos estuvieron a unos pasos de ellos. Un ejemplo es el Centro Escolar Morelos, una de las primarias más importantes del norte de la CDMX, y que se localiza justo a un costado del templo del Pocito.

Durante el siglo XIX, el inmenso predio tuvo varios usos en su historia: fue un cuartel donde, se cuenta la leyenda, estuvo encarcelado el héroe de la patria José María Morelos, para después ser trasladado a Ecatepec a su fusilamiento.

(Captura de Google Maps)

Sin embargo, este espacio también formó parte del llamado Panteón del Pocito, cerca de la zona que actualmente tiene el área de talleres.

Este recinto tiene muchas historias de niños que se aparecen en las instalaciones, algunos en los baños, otros en la parte de la cooperativa. Curiosamente nadie de los exalumnos sabe a ciencia cierta que en realidad su escuela sí fue panteón o al menos estuvo en los linderos de este.

ESCUELA PRIMARIA BENITO JUÁREZ EN LA ROMA

Muy conocida entre los habitantes de la alcaldía Cuauhtémoc de la Ciudad de México, la escuela primaria Benito Juárez forma parte de la lista de escuelas que fueron construidas sobre un cementerio, así lo confirmó el cornista Rodrígo Hidalgo en un tweet que se viralizó en 2020.

Esta escuela ubicada en la calle Jalapa de la colonia Roma, se situaba sobre los restos del antiguo Panteón General de la Piedad, muy importante para la Ciudad de México durante el siglo XIX.

El mapa de Tramways Company, que data de 1910 y en el que Rodrigo se apoyó para hacer su investigación, muestra cómo el recinto creado en la década de los veinte, actualmente considerado patrimonio artístico de nuestra urbe, tiene todo el derecho de tener fantasmas.

Y hablando de fantasmas, varias generaciones de estudiantes de la escuela primaria Benito Juárez, aseguran que en los baños espantaban.

LA NIÑA FANTASMA EN LOS BAÑOS DE LA ESCUELA

Un clásico que no pierde vigencia es la leyenda de la niña fantasma que se aparece en los baños de la escuela, podría jurar que todas las escuelas tienen a este supuesto personaje rondando por los pasillos y hasta hay una especie de ritual para contactar con ella.

Cuenta la historia que para establecer comunicación con el fantasma se necesitaban tres lápices por participantes. Era indispensable que las puntas de dichos utensilios escolares coincidieran entre sí para que el contacto con el ente fuera exitoso; además, debías jugarlo dentro del baño.

Primero, alguno de los dos estudiantes preguntaba si la niña fantasma quería jugar. Había tres posibles respuestas: el “sí” era cuando los lápices se levantaban; el “no”, si bajaban; y el “váyanse” se develaba si se hacían a los lados.

Si la respuesta era afirmativa se podía seguir con el ritual, si no se cambiaban los participantes y se iniciaba nuevamente.

La segunda pregunta era “¿estás muerta?”; y el tercer y último cuestionamiento era el definitivo: “¿te puedo ver?”.

Si la respuesta era positiva los dos participantes tenían que mirar al espejo y ahí juran y perjuran los valientes que jugaron esto que lograron ver a una niña que se reflejaba justo detrás de ellos.

Acto seguido, todos los mirones gritaban y salían despavoridos del lugar. No faltó el soldado caído que fuera víctima de un coscorrón de la maestra por llevar a cabo el dichoso jueguito que tanto espantó a toda una generación.

OTROS FANTASMAS DE ESCUELA

En 2015 el juego volvió con otras reglas y otro nombre: el famoso Charlie Charlie. De igual forma se preguntaba al fantasma si quería jugar, solo que ahora no era necesario hacerlo en una escuela.

Esta leyenda urbana, tiene al menos nueve siglos y se trata del fantasma de la Verónica, cuyo nombre etimológicamente significa la verdadera imagen. Los relatos más antiguos nos narran que solo precisaban de una vela y un espejo para ver a la fantasma.

El ritual consistía en mirar al espejo todo lo que durara la vida de la cera incandescente. Al apagarse el pabilo, verías a este ser, que a su vez te mostraría tu alma. Quién pensaría que después de casi mil años seguimos jugándolo.

¿Qué otros fantasmas conoces que aparezcan en escuelas? Seguramente alguno se nos ha escapado, así que si quieres segunda parte de estos relatos no dudes en dejarnos un comentario y con gusto lo incluiremos en otra publicación.

(Aline Núñez)