Los secretos detrás de algunos de los edificios más emblemáticos del mundo

Además de su belleza, estos emblemáticos lugares esconden en sus entrañas el caprichos de sus creadores; sus paredes relatan diferentes historias

  • REDACCIÓN
  • 11 de Junio de 2021
  • 19:21 hrs.
Los secretos detrás de algunos de los edificios más emblemáticos del mundo
Desde habitaciones secretas a misteriosas historias misteriosas; esto es algo de lo que esconden algunas estructuras arquitectónicas como la Torre Eiffel, el Monte Rushmore o El Palacio de Bellas Artes (FOTO ESPECIAL)

Alrededor del mundo exiten emblemáticos monumentos y edificios cuya creación esconden inimaginables secretos; algunos ya han sido descifrados, mientras que otros, permanecen hasta el día de hoy como un enigma. Seguro has caminado cerca de alguno de ellos o los has visto en fotografías, pero jamás pensaste que en sus entrañas se pudiera esconder una estaciones de tren subterránea, salones de baile abandonados o apartamentos escondidos, en este tipo de historias radica la magia que envuelve a estos lugares.

Descubrir una faceta nueva de un inmueble tan antiguo y lleno de historia es una de las fascinaciones de los viajeros que recorren el planeta en busca de nuevas emociones. Si creías saberlo todo sobre tus monumentos o edificios favoritos, tal vez te ayudemos a darte de cuenta que no es así y que hay muchos secretos detrás que desconocías.

LA ESTATUA DE LA LIBERTAD

Fue un regalo de Francia a los Estados Unidos para conmemorar los 100 años de su amistad. Es reconocida en todo el mundo como un símbolo de libertad, es visitada por unos tres millones y medio de personas al año y mide 93 metros. Algo poco conocido sobre La Estatua de la Libertad, es que hay un observatorio dentro de la antorcha, en su punto más alto. Sin embargo, está fuera del alcance de los visitantes, y lo ha estado desde 1916. Ese año, los espías alemanes volaron un depósito de municiones y la explosión causó daños significativos. Aunque desde entonces se repararon los desperfectos, nunca más se ha vuelto a abrir al público.

ÁNGEL DE LA INDEPENDENCIA

La construcción de lo que se convertiría en el ícono más reconocido de la Ciudad de México inició en 1900 y terminó en 1910. Su diseño estuvo a cargo del arquitecto Antonio Rivas Mercado y fue inaugurado por Porfirio Díaz para conmemorar el centenario de la independencia de México.

La construcción de un monumento a la independencia estaba planeada desde 1843, durante el gobierno de Antonio López de Santa Anna, pero la falta de fondos aplazó la obra. De hecho, antes de que Rivas Mercado se hiciera cargo de la planeación, el monumento a la independencia ya había pasado por las manos de varios arquitectos.

El diseño del monumento consiste de una columna corintia que sostiene la representación de la Victoria Alada, una deidad de la mitología romana que personifica el triunfo y que tiene relación con la diosa griega, Nike. La figura sostiene una corona de laurel en su mano derecha y una cadena de tres eslabones en la izquierda. La cadena representa el rompimiento de tres siglos de dominio español. En la base del monumento se encuentra un mausoleo donde yacen los restos de los héroes de la Independencia, Miguel Hidalgo, Vicente Guerrero e Ignacio Allende.

TORRE EIFFEL

Quizás sea una de las estructuras más famosas del planeta. La Torre Eiffel (en algún momento fue la más alta del mundo) ha recibido más de 300 millones de visitantes desde su inauguración en 1889 y pesa más de 10,000 toneladas. A pesar de los millones de personas que la visitan cada año, todavía tiene sorpresas ocultas en su interior.

La mayoría no saben que alberga un pequeño apartamento hasta que suben. Su diseñador, Gustave Eiffel, no solo soñó con la construcción, sino que también edificó una vivienda en el tercer nivel. Completo con muebles de madera, pinturas al óleo y papel estampado, el apartamento fue presuntamente demandado por la alta sociedad parisina en el siglo XIX, con varias personas que le ofrecieron grandes sumas de dinero para alquilarlo, incluso solo una noche, pero nadie lo consiguió.

TAJ MAHAL

Es uno de los edificios más bellos del planeta y tiene una de las historias más románticas. Fue construido por el emperador mogol Shah Jahan para inmortalizar a su amada esposa (su favorita) Mumtaz Ma?al después de morir durante el parto de su décimo cuarto hijo. Además, es una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno desde el 7 de julio del 2007 y lo visitan entre tres y cuatro millones cada año. Dentro de la imponente estructura se encuentran los cenotafios de la pareja. Sin embargo, lo que muchos visitantes no saben es que son tumbas falsas: las verdaderas se encuentran debajo, a nivel del jardín y están fuera del alcance del público.

La simetría y la autorreplicación son las claves en su construcción, elementos que lo hacen (casi) perfecto. Hay un detalle que rompe con el equilibrio: el sepulcro del emperador es más grande que el de su esposa porque en la cultura mogol la tumba del hombre debía ser mayor que la de la mujer. Gracias a las propiedades del mármol blanco y dependiendo de la intensidad del sol y momento del día, los colores de las paredes se transforman, logrando hasta 10 tonalidades diferentes, incluso en la noche.

LA DIANA CAZADORA

El nombre original de esta fuente es La flechadora de las estrellas del norte y la figura que corona la estructura representa a la diosa romana de la cacería. Es obra del escultor Juan Fernando Olaguíbel y del arquitecto Vicente Mendiola. Su construcción inició en 1938 y se inauguró en 1942.

Cuando la fuente fue inaugurada, los sectores más conservadores de la sociedad mexicana se escandalizaron por la desnudez de la escultura y hasta hubo propuestas para vestir a Diana. De hecho, durante casi tres décadas lució un nada elegante taparrabos. Debido a estos problemas, la identidad de la modelo se mantuvo en secreto y por todo México circulaban rumores de quién podría haber sido la inspiración de esta obra. El misterio se esclareció en 1992, cuando la señora Helvia Martínez Verdayes hizo público que ella era la famosa Diana Cazadora. Helvia contaba con tan solo 16 años cuando posó para la obra y era secretaria en las oficinas de Pemex.

En 1968 la escultura fue sometida a mantenimiento y se le quitó el taparrabos. El proceso dañó la pieza y se decidió fundir una réplica, misma que obervamos hasta el día de hoy en el cruce de Reforma con Sevilla. La escultura original se encuentra en Ixmiquilpan, Hidalgo. 

BIG BEN

La Torre Elizabeth es uno de los lugares más emblemáticos de Londres y ha sido una de las más fotografiadas durante años. El nombre Big Ben se refiere a la campana del reloj que hay dentro de la torre y que actualmente está fuera de servicio mientras se lleva a cabo una importante remodelación.

A pesar de hacer uno de los sonidos más famosos del mundo, en 1857 tuvo que ser reemplazada por otra poco después de su fabricación por una grieta. La nueva campana, más ligera que la original, pesaba 2 toneladas y media y para subirla a la torre se emplearon unas 30 horas en 1858. La primera campanada se escuchó en 1859.

Otro de sus secretos es que las cuatro esferas del reloj tienen la misma inscripción en latín: "Domine Salvam Fac Reginam Nostram Victoriam Primam" ("Dios salve a nuestra Reina Victoria I"). El período de tiempo más largo que el reloj de la torre ha estado parado ha sido de 33 horas por una revisión y aunque los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial no alteraron su puntualidad, las altas temperaturas (solo fueron 31 grados)registradas en mayo de 2005 provocaron que se detuviese.

LA CAPILLA SIXTINA

Visitado por millones de personas cada año, los frescos del techo de esta edificación fueron pintados por Miguel Ángel a principios del siglo XVI. Es también donde se lleva a cabo la elección de un nuevo papa y se ha convertido en uno de los lugares más destacados de la capital italiana.

Mientras que el famoso techo es conocido por su descripción de los eventos del Antiguo Testamento, a lo largo de los años, varios eruditos han afirmado ver códigos secretos en los frescos. Un profesor dice que las pinturas insultan en secreto al Papa Julio II, mientras que el doctor Frank Lynn Meshberger publicó en la Revista de la Asociación Médica Norteamericana, que las figuras y sombras representadas tras la figura de las vestimentas de Dios y los ángeles aparecían como una acertada representación del cerebro humano. Según ellos, esta sería la manera del pintor de simbolizar el traspaso de inteligencia al hombre por parte de Dios.

TORRE DE PISA

El monumento italiano se ha ido inclinando desde su creación (año 1173). El verdadero problema fue el tipo de suelo sobre el que se erigió. Está constituido esencialmente con arena y arcilla, lo que no era suficiente para sostener una obra de esas dimensiones. Por esta razón, el monumento se va hundiendo.

MONUMENTO A LA REVOLUCIÓN

El Monumento a la Revolución es uno de los más representativos de la capital pero también uno de los más difíciles de entender por su extraño diseño. Claro que esto se soluciona conociendo un poco de su historia. Antes de convertirse en monumento, este gigante de la colonia Tabacalera estaba destinado a convertirse en el nuevo edificio parlamentario de México. De hecho, la estructura que vemos hoy en día estaba destinada ser la cúpula del palacio legislativo. El estallido de la revolución mexicana detuvo la obra y el palacio terminó convirtiéndose en monumento y mausoleo en donde descansan los restos de los personajes más importantes de la lucha revolucionaria.

Entre las anécdotas más famosas del Monumento a la Revolución está la historia de Jacobo Fernández Alberdi, un piloto español que cruzó con su avioneta por debajo del arco monumental. Jacobo llevó a cabo su hazaña —sin permiso alguno— en 1946 y lo hizo como una forma muy original de pedirle matrimonio a su novia, que también iba en el avión. El piloto fue multado con ocho mil pesos y se le retiró la licencia inmediatamente después de realizada la acrobacia. Afortunadamente, obtuvo el sí de su novia.

MONTE RUSHMORE

El Monte Rushmore National Memorial es uno de los lugares más reconocibles de los EU (en Dakota del Sur). El escultor Gutzon Borglum lo creó para rendirles tributo a cuatro de los presidentes del país: George Washington (1732–1799), Thomas Jefferson (1743–1826), Theodore Roosevelt (1858–1919) y Abraham Lincoln (1809–1865). Miden 18 metros, están talladas en granito y tardaron 14 años en finalizar su construcción.

Detrás de Lincoln se esconde una cámara secreta, el Salón de los Registros. Las habitaciones, talladas en las rocas, albergan documentos importantes de la historia de Estados Unidos, como la Declaración de Independencia, la Constitución y la Declaración de Derechos, todos sellados en una bóveda de titanio. La idea es que se pueda abrir dentro de miles de años para que "civilizaciones del futuro" puedan aprender sobre el pasado, por lo que no está permitido el acceso a turistas.

BURJ KHALIFA

Este edificio es el más alto del mundo (por ahora). Tiene la asombrosa altura de 829 metros y posee récords mundiales no solo por esto, sino también por ser la estructura autónoma y la plataforma de observación al aire libre más alta en el mundo.

Sin embargo, si bien es posible que haya oído hablar de las elegantes residencias del Burj Khalifa, el Armani Hotel, las suites corporativas, las cinco piscinas, el club de salud y el spa, lo que mucha gente desconoce es que el edificio récord también alberga un biblioteca: la más alta, un espacio tranquilo en el nivel 123.

GRAND CENTRAL TERMINAL

Una de las estaciones de tren más famosas del mundo y que avergüenza al resto con su hermosa arquitectura, su gran variedad de tiendas y restaurantes y el número de visitantes: aproximadamente 750, 000 por día. Es el segundo destino más visitado en la ciudad de Nueva York, solo superado por Times Square.

Pero además de ser un gran destino para el ocio, muchos de los viajeros y turistas que pasan por ella a diario no saben que también hay un club de tenis de lujo. El Vanderbilt Tennis Club, en el cuarto piso de la terminal, es un destino fitness súper elegante que se enorgullece de la exclusividad.

EL PALACIO DE BELLAS ARTES

Para cerrar con broche de oro te hablaremos del Palacio de Bellas Artes, uno de los recintos más importantes de la capital. Alrededor de él gravita la vida cultural del país, además de ser uno de los edificios más representativos de la Ciudad de México.

En el mismo lugar se encontró en su momento el Gran Teatro Nacional, llamado anteriormente Teatro de Santa Anna (en honor al polémico Antonio López de Santa Anna). El Palacio de Bellas Artes es parte de las obras comisionadas por Porfirio Díaz para la conmemoración de los 100 años de la Independencia. La misión de renovar el teatro nacional se asignó a Adamo Boari, arquitecto italiano responsable del diseño del Palacio Postal.

El presupuesto original solicitado para la obra fue de 4 millones de monedas de plata y se planeaba que fuera construido en 4 años, a partir de 1904. La gran cortina de cristal del escenario principal está compuesta por más de un millón de cristales y fue comisionada a la Casa Tiffany de Nueva York. No sólo es una pieza artística rara en el mundo, sino que es además un invento diseñado por Boari para evitar que un incendio iniciado en el escenario se propagara hacia el público.

El vitral que se encuentra en la cúspide del teatro fue elaborado en Budapest por el artista húngaro Géza Marotti; representa a Apolo y las 9 musas. El arco del proscenio contiene una representación de lo que fue el arte teatral a lo largo de la historia.

Al momento de su construcción el edificio se empezó a hundir por su peso, entre 1.3 y 1.8 metros. Para estabilizarlo hubo que inyectar cal con cemento al terreno. Sin embargo, el edificio se sigue hundiendo a un ritmo imperceptible junto con el resto del Centro Histórico.

El edificio fue construido sobre el convento de Santa Isabel, el cual data de 1601 y fue edificado en un terreno donado por Catalina de Peralta que se encontraba en los límites de la ciudad durante el virreinato. Aún se encuentran los restos del convento bajo el palacio, e incluso se han podido identificar 10 tumbas humanas.

El proyecto no pudo ser terminado para 1910, y la Revolución interrumpió las obras. Boari murió en 1928 sin verlo terminado.Federico Mariscal retomó las riendas del proyecto en 1932, cambiando el diseño interior. El palacio fue abierto el 29 de septiembre de 1934.

La primera pieza interpretada en el recinto fue el himno nacional, con una orquesta dirigida por Carlos Chávez. La primera obra montada fue La verdad sospechosa de Juan Luis de Alarcón, interpretada por María Teresa Montoya.

(Nayelli Langarica)