Mictlán, el inframundo de los mexicas que purifica el alma de los muertos

La mitología mexica no creía en un cielo o en un infierno, para ellos las almas tenían que transitar por 4 años y 9 niveles de inframundo

  • REDACCIÓN
  • 12 de Octubre de 2021
  • 16:43 hrs.
Mictlán, el inframundo de los mexicas que purifica el alma de los muertos
En Mictlán habitaba Mictlantecuhtli conocido en el mundo oscuro como el Señor del lugar de los muertos y de mano de su esposa Mictecacíhuatl se encargaban de dar la bienvenida a todos aquellos difuntos que atravesaran los 9 niveles del inframundo (FOTO TOMADA DE TW @fedkukso)

Mictlán, el inframundo de los mexicas que purifica el alma de los muertos. La cosmovisión mexica sobre el inframundo, a diferencia de la religión católica, en la cultura mesoamericana no se creía en la existencia de un cielo y un infierno. Ellos, pensaban que los caminos que tomaban las almas de los muertos no dependían de su comportamiento en vida, sino del tipo de muerte por el que habían pasado. El inframundo mexica más que ser un castigo por el pecado, era una manera de purificación con la que las almas encontraban el descanso eterno, y uno donde no cabían diferencias sociales como en la Tierra.


Cuando una persona moría por causas naturales, se creía que el difunto transitaría durante 4 años para llegar a Mictlán. Debía pasar por nueve niveles antes de llegar a su destino, donde su espíritu finalmente descansaría.

De acuerdo a la cosmovisión mexica, Mictlán (lugar de los muertos) era el nivel inferior de la tierra de los muertos. El camino a este recinto era largo y peligroso, tenía nueve niveles verticales y descendientes, y lo transitaban por igual nobles y plebeyos, sin distinción alguna de rango ni de riquezas. Se creía que el viaje duraba cuatro años y que, al llegar a Mictlán luego de haber superado todos los obstáculos, el alma del difunto era recibida por Mictlantecuhtli y Mictlancihuatl, las deidades del inframundo, quienes le anunciaban el final de sus pesares: "Han terminado tus penas, vete pues a dormir tu sueño mortal".

PRIMER NIVEL: APANOHUAIA

También llamado Itzcuintlan o "lugar de perros", este sitio estaba a la orilla del caudaloso río Apanohuaia, que el muerto debía atravesar con la ayuda de un xoloitzcuintle de color pardusco. El color era importante, puesto que si se le pedía ayuda a un perro de color blanco, este se negaría diciendo "Yo estoy limpio y no me ensuciaré" y, si se le pedía ayuda a un perro negro, respondería con un "Estoy muy sucio y oscuro, no podrás verme o seguirme". Por este motivo, era común que se enterrara a los muertos con huesos de perros.

SEGUNDO NIVEL: TEPECTLI MONAMICTLAN

El "lugar de los cerros que se juntan". En este nivel se dice que existían dos cerros que se abrían y se cerraban, chocando entre sí de manera continua. Los muertos, por lo tanto, debían buscar el momento oportuno para cruzarlos sin ser triturados.

TERCER NIVEL: IZTEPETL

 

En este lugar se encontraba un cerro cubierto de filosísimos pedernales que desgarraban los cadáveres de los muertos cuando estos tenían que escalarlos para cumplir con su trayectoria.

CUARTO NIVEL: ITZEHECAYAN

El "lugar del viento de obsidiana" era un sitio desolado de hielo y piedra abrupta. Se trata de una sierra con aristas cortantes compuesta de ocho collados en los que siempre caía nieve.

QUINTO NIVEL: PANIECATACOYAN

"El lugar donde la gente vuela y se voltea como banderas". Se dice que este lugar se ubicaba al pie del último collado o colina del Itzehecayan, donde los muertos perdían la gravedad y estaban a merced de los vientos, que los arrastraba hasta que finalmente eran liberados para pasar al nivel siguiente.

SEXTO NIVEL: TIMIMINALOAYAN

"El lugar donde la gente es flechada". Aquí existía un extenso sendero a cuyos lados manos invisibles enviaban puntiagudas saetas para acribillar a los cadáveres de los muertos que lo atravesaban. Estas eran saetas pérdidas durante las batallas.

SÉPTIMO NIVEL: TEOCOYOHUEHUALOYAN

Aquí los jaguares abrían el pecho del muerto para comerse su corazón.

OCTAVO NIVEL: IZMICTLAN APOCHCALOLCA

En esta "laguna de aguas negras" (Apanhuiayo), el muerto terminaba de descarnar y su tonalli (su alma), se liberaba completamente del cuerpo.

NOVENO NIVEL: CHICUNAMICTLAN

Aquí el muerto debía atravesar las nueve aguas de Chiconauhhapan y, una vez superado este último obstáculo, su alma sería liberada completamente de los padecimientos del cuerpo, por Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl, esencia de la muerte masculina y femenina respectivamente.

 

(Imelda Téllez)