¿Cómo beneficia el retinol o la vitamina A a tu piel?

El retinol será tu aliado para hacerle frente a los signos de la edad

  • RODRIGO GUERRERO
  • 19 de Noviembre de 2021
  • 10:30 hrs.
¿Cómo beneficia el retinol o la vitamina A a tu piel?
El retinol o vitamina A ayuda a devolver lozanía a la piel. (FOTO TOMADA DE AUTHENTIC STOCK)

Son pocas las personas que realmente se detienen a leer los ingredientes de los productos cosméticos que usan. En general, desde que los adquirimos nos limitamos a seleccionarlos con base en lo que prometen hacer por nosotros de acuerdo a la publicidad o lo que viene descrito en el empaque, con leyendas como: para difuminar manchas; ayuda a regenerar la piel; te protege contra los rayos del sol --en el caso de los bloqueadores--, o de fácil absorción, cuando se trata de una crema humectante; pero de ahí, no pasamos.

(FOTO TOMADA DE AUTHENTIC STOCK )

Es momento de que nos pongamos estudiosos y conozcamos más sobre lo que nos aplicamos en la piel. Un ingrediente que suele formar parte de las fórmulas de gran parte de los productos de belleza es la vitamina AConocida también como retinol, es un componente que vamos a encontrar en gran parte de los productos antiedad. Gracias a sus propiedades, ayuda a detener el envejecimiento y a mejorar la condición de nuestra piel.

De acuerdo con estudios que se han hecho en torno a la vitamina A, sus moléculas ayudan a la regeneración de las células de la epidermis, reduce el proceso de pigmentación de la piel—ocasionado principalmente por el sol, la edad y otros malos hábitos, como el tabaquismo—, y favorece la producción de colágeno y elastina, que son los responsables de la firmeza y lozanía de la piel.

(FOTO DE ANA SHEVETS PARA PEXELS)

Es tan poderoso como si se tratara de un producto milagro, pues se ha comprobado que las concentraciones de 0.01% de retinol ayudan a mejorar visiblemente los signos de la edad, mejorando su apariencia. Además, reduce notoriamente los poros abiertos, para quienes sufren de cutis graso o tendencia al acné.

Al contacto con la piel, el retinol se transforma en ácido retinoico que, de manera casi inmediata, ayuda a reducir finas líneas de expresión y arrugas como las que se localizan en las comisuras de los labios o alrededor de los ojos, por ejemplo; ayuda a reducir imperfecciones cutáneas; mejora el tono y la textura de la piel, haciendo que se vea más lisa; y es un aliado para aquellos rostros con problemas de acné y manchas, pues ayuda a darle equilibrio a las pieles grasas.

(FOTO DE TANYA SATINA PARA PEXELS)

CON MODERACIÓN

Si bien, el retinol, que proviene de la vitamina A, es un ingrediente amable con todo tipo de rostro por los beneficios que da a la piel, es importante saberlo administrar para tener mejores resultados. Aunque la mayoría de las mujeres adultas —y los hombres, aunque lo nieguen— son quienes más buscan productos con este activo, la recomendación de su uso no se limita a personas mayores, sino que se sugiere se comience a aplicar cuando se es joven, entre los 20 o 30 años, en dosis mínimas. Ya sabes lo que se dice: ´más vale prevenir, que lamentar´.

En pieles jóvenes, la recomendación de uso será de hasta dos veces por semana, no más, con el fin de que la piel se acostumbre al retinol, lo que se conoce como periodo de adaptación.

Abusar de su aplicación puede causar irritación, enrojecimiento, resequedad y la aparición de erupciones cutáneas. Así que mejor suminístralo de manera cuidadosa y paulatina para que tu piel se familiarice con él, acompañado de un hidratante, pues durante las primeras aplicaciones la piel tenderá a resecarse. Es normal, no te asustes.

Su uso se recomienda que sea por la noche como parte de tu rutina de cuidado nocturno, después del lavado de rostro, con la piel limpia. Al día siguiente, independientemente de tus hábitos y de la rutina que sigas, no debes olvidar el protector solar, de preferencia de amplia protección, para evitar que, al exponerte a los rayos, pierda su efecto, ya que la vitamina A es fotosensible, es decir, pierde sus cualidades y bondades al exponerse al sol.

Por último, no te limites a sólo cubrir la piel del rostro con el retinol, extiéndelo por cuello y pecho para que también esta zona goce de sus beneficios y propiedades, y los signos de la edad no te delaten por descuidar esta área.