Consejos para cuidar tu piel antes de ponerte un cubrebocas

En la nueva normalidad será necesario que uses cubrebocas, mascarillas y caretas para cuidar tu salud y evitar que te contagies de coronavirus

  • REDACCIÓN
  • 09 de Julio de 2020
  • 16:04 hrs.
Consejos para cuidar tu piel antes de ponerte un cubrebocas
Tu rutina de belleza tendrá algunas modificaciones para que tu piel luzca radiante ante el uso de cubrebocas, caretas y mascarillas (FOTO TOMADA DE INSTAGRAM)

Con la nueva normalidad tendrás que usar cubrebocas o caretas, será obligatorio para que entres a muchos lugares, así que tendrás que usarlo a diario y tu piel sufrirá las consecuencias.

De acuerdo con Glamour, el cubrebocas no es el mejor amigo de la piel por la presión, el roce, el sudor, la humedad, los efectos secundarios que provoca con el paso del tiempo, como la resequedad y el acné.

EL BOLSO "SHOPPER" DE ZARA QUE DESATÓ POLÉMICA EN REDES POR SU PRECIO

No tienes de qué preocuparte, cuidaras de tu salud evitaras contagios y cuidarás la salud de piel. A continuación, te daremos unos consejos para preparar y cuidar tu rostro antes de usar el cubrebocas, mascarillas o caretas, así como los consejos de maquillaje que debes considerar.

¡LIMPIA EL ROSTRO!

Si es la primera vez que te pondrás cubrebocas en el día, lava el rostro con un limpiador gentil que puede ser en espuma o crema. Si lo quitas un par de veces al paso de las horas, antes de volver a usar cubrebocas pasa un pad con agua micelar en toda la cara para que las micelas atrapen la suciedad y evites así la acumulación de bacterias causantes de enfermedades e infecciones en la piel. Cuando limpies, recuerda hacerlo con movimientos ascendentes y sin lastimar el cutis.

USA UN SUERO HIDRATANTE

En tu rutina de matutina antes de ponerte cubrebocas, es muy importante usar un suero con propiedades hidratantes, como los que tienen ácido hialurónico con diferentes pesos moleculares, para que penetren en las diferentes capas de la piel. Esto es una gran ayuda, aunque no sustituye el mayor trabajo para mantener los niveles óptimos de hidratación, que es tomar los dos litros de agua al día.

SELLA CON CREMA HUMECTANTE LIGERA

El roce del cubrebocas, la presión de los resortes de las mascarillas y la sudoración por caretas, son agentes que pueden afectar la barrera de la piel. Para protegerla y evitar la pérdida de humedad, es fundamental aplicar una crema humectante, ligera y poderosa antes de usar alguno de estos protectores. Cuando descanses de ellos, inclínate por productos más densos y nutritivos, sobretodo si tienes alguna lesión por fricción.

APLICA UN LIP BALM

Los labios también se pueden resecar y agrietar por el cubrebocas, pero no si antes colocas un bálsamo emoliente, una buena opción es la vaselina, también debes beber la suficiente cantidad de agua en el día. Si ves un pellejito, ¡no lo arranques! Mejor exfolia una vez a la semana para eliminar la piel muerta y aplica mascarillas para labios que promuevan la regeneración.

YUYA HACE INDISCRETA CONFESIÓN, REVELA QUE NO USA ROPA INTERIOR

PROTECTOR SOLAR 

Es un must y se tiene que aplicar antes y después del uso del cubrebocas, igual que la crema humectante y el bálsamo para labios. ¡No olvides cargarlos en tu bolsa! Te recomendamos utilizar fórmulas livianas y minerales que no irriten los ojos ni la cara.

MAQUILLAJE DE OJOS HACIA ARRIBA

Hablando del maquillaje, lo ideal es no para mantener la cara lo más limpia posible (los cubrebocas y caretas hacen un efecto invernadero que son perfectos para que las bacterias se proliferen y se produzcan granos), pero si quieres utilizar un poco, ponlo desde donde termina la mascarilla hasta la frente. Se recomienda aplicar un corrector, usar un gel de cejas, enchinar las pestañas, puedes resaltar tu ojos con sombras y sacarle partido a tu mirada. 

RATAJKOWSKI SORPRENDE CON NUEVO LOOK, AHORA ES UNA SEXY RUBIA

FIJADOR DE MAQUILLAJE

Si te pones algo de maquillaje, dile sí a los fijadores antes de poner el cubrebocas para que dure intacto todo el día. De lo contrario, aplica solo un agua termal (o agua de rosas) para que tu piel esté fresca, calmada y lista.

(Ann Ventura)