Día de las Madres: mujeres mexicanas que le hacen frente a la pandemia

La pandemia de covid-19 no ha terminado, por segundo año, el Día de las Madres se celebrará a la distancia, sin besos, ni abrazos

  • REDACCIÓN
  • 08 de Mayo de 2021
  • 19:30 hrs.
Día de las Madres: mujeres mexicanas que le hacen frente a la pandemia
Ante el complicado panorama de 2020 y de lo que va de este 2021, las madres mexicanas no se achican, han sabido combinar largas jornadas de trabajo, actividades domésticas, académicas y han emprendido negocios para hacerle frente a la pandemia (FOTO ESPECIAL)

La pandemia de covid-19 no ha terminado, por segundo año, el Día de las Madres se celebrará a la distancia, sin besos, ni abrazos; los festejos tendrán que esperar un poco más.

Lejos quedaron los coloridos y divertidos festivales, las celebraciones masivas del 10 de mayo, para darle paso a nuevas rutinas y con ello una nueva normalidad.

CELEBRA A MAMÁ, PREPARA UN CINE EN CASA Y UN MARATÓN DE PELÍCULAS

Ante el complicado panorama de 2020 y de lo que va de este 2021, las madres mexicanas no se achican, han sabido combinar largas jornadas de trabajo, actividades domésticas, académicas y algunas han emprendido negocios para hacerle frente a la pandemia.

Durante la pandemia de coronavirus estas madres de familia han trabajado el doble de tiempo y como consecuencia la mayoría no tiene tiempo para ellas, han dedicado su tiempo al campo laboral y la maternidad.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) las mujeres trabajan 6.2 horas en promedio más que un hombre a la semana.

El número de horas que trabaja una mujer a la semana es de 59.5 horas, mientras que un hombre en el mismo periodo es de 53.3 horas. El INEGI, también destacó que el 73% del total de mujeres trabajadoras en México, son madres.

En el estudio de resultados del impacto del covid-19 en la actividad económica y el mercado laboral, el INEGI destacó que, del total de ocupados, 7.7 millones trabajaron desde su casa (23.5%), cifra que equivale a 3.4 millones de hombres (44.1%) y 4.3 millones de mujeres (55.9%). Este segmento de la fuerza de trabajo, además de laborar desde su casa, realizó otras actividades, representando en muchos de los casos no solo una doble actividad, sino una mayor carga de trabajo.

La ECOVID-ML en abril de 2020, reportó que el 34% de las mujeres que además de trabajar desde su casa dedicaron parte de su tiempo al cuidado de personas, frente a 24% de los hombres; en cuanto a la participación en los quehaceres domésticos, en los hombres fue el 78% mientras que en las mujeres el 91.9%; por su parte, en actividades de mantenimiento de la vivienda, participaron 37.8% de los hombres y 13.4% de las mujeres; además 45.5% de los hombres y 36.3% de las mujeres gestionaron o realizaron trámites, y por último, 18.5% y 24.2%, de los hombres y mujeres, respectivamente, dedicaron tiempo a estudiar.

ANDRÉS GARCÍA MOLESTO CON ROBERTO PALAZUELOS: "SE HA VUELTO PRESUMIDO"

Alejandra, de 37 años, es mamá de dos niños de 7 y 9 años. Trabaja en un corporativo al poniente de la Ciudad de México, al principio de la pandemia la mandaron hacer Home office, después tuvo que regresar al trabajo presencial y esto la obligó a modificar su rutina, durante varios meses ha tenido que dividir el tiempo con sus hijos y con su doble jornada laboral.

A raíz de la pandemia mi trabajo se duplicó, he tenido que combinar el Home office, con el trabajo presencial, desde mi oficina estoy al pendiente de mis hijos, les llamó en cuanto puedo para saber cómo están, cómo les fue en las clases, qué tareas les dejaron, si necesitan algo o si ya comieron. Cuando estoy fuera de casa me preocupo de que estén solos, me aterra que algo les pueda pasar.

En ocasiones los jefes no son empáticos, principalmente los hombres, piensan que no tienes otras responsabilidades y piden que te enfoques en tu trabajo, algunos se molestan que a la distancia estemos al pendiente de nuestros hijos.

Asegura que durante un año ha hecho todo lo posible para no descuidar a sus hijos, en especial a su hijo de 6 años que comenzó su segundo año de primaria, para el pequeño fue complicado volver a las clases en línea.

Alejandra comentó que tenía la intención de tomar algún curso o mejorar su inglés, pero tuvo que desistir porque prefiere enfocarse en el aprendizaje de su hijo.

Los primeros meses fueron muy complicados porque su hijo se desesperaba en las clases en línea, le parecían aburridas y a mitad de la sesión cerraba la computadora y se iba a jugar. Sus calificaciones no han sido las mejores, en las noches repasamos lecturas, pequeños ejercicios de números, armo algunas dinámicas y le habló sobre la importancia que tiene la escuela.

Este 10 de mayo lo celebrará con sus dos hijos desde casa, un poco nostálgica porque no verá a su mamá. En una fecha tan especial planea dedicarle tiempo a sus pequeños, asegura que ellos siempre serán su mejor regalo.

Aidée, de 30 años, tiene dos hijos de 1 y 3 años. También trabaja en la modalidad de Home office, cuenta que al principio de la pandemia batalló mucho con sus pequeños bebés. Tenía demasiada carga de trabajo porque labora en el área de ventas online de una empresa.

En pandemia me mandaron de Home office, al principio batallé mucho porque mis bebés eran más pequeños y tenía carga de trabajo apoyando en el área de venta online.

Aidée, logró acoplarse a su horario de trabajo para poder dedicarle tiempo a sus hijos y dedicarse a las labores del hogar.

También se dedica a la venta de cosméticos, promueve sus productos de belleza de manera local y a través de redes sociales. Destacó que su esposo la apoya en las labores del hogar y en el cuidado de sus hijos.

Una tía me invitó a vender productos de belleza y me animé. En mis ratos libres publico los videos o promocionales y realizó pequeñas tandas con mis vecinos, muestro los productos, es algo que todos consumen desde una crema facial hasta un labial.

ANETTE MICHEL DESTAPA LOS MOTIVOS POR LOS QUE SALIÓ DE TV AZTECA

Jazmín, Francisca y Camila son tres mamás que han salido adelante gracias a que emprendieron un negocio de comida con servicio a domicilio. Las tres han sabido compaginar sus actividades durante la pandemia de covid-19.

Jazmín, de 48 años, es madre de dos adolescentes de 13 y 16 años, decidió emprender un negocio de comida porque al igual que miles de mexicanos se quedó sin empleo y los gastos seguían a pesar de que estaban en casa. Antes de la pandemia tenía una cafetería en una preparatoria privada, con el cierre de la escuela se quedó sin ingresos económicos.

Ante la falta de oportunidades comenzó a preparar comida para personas que trabajan en la modalidad de Home office, con el paso de los meses llegaron nuevos clientes, esto le permitió ampliar su negocio y darle empleo a otras personas.

Empezamos con pocas comidas, después nos fueron recomendando de manera local y fueron creciendo las órdenes, nos mandaban mensajes de WhatsApp preguntándonos el menú y el precio. Así fue creciendo el negocio y nos sorprendió que en unos meses los clientes incrementaron. Estamos muy agradecidas de que nos estén apoyando porque después de quedarnos sin trabajo pensamos que sería difícil encontrar un empleo por la situación tan complicada que se vive por la pandemia.

Francisca, de 50 años, tiene tres hijos, de 21, 18 y 15 años, divide sus tiempos para realizar sus labores domésticas y trabajar en la cocina de Jazmín. Antes de la pandemia tenía algunos locales de ropa, tuvo que cerrarlos porque al no ser un negocio esencial las ventas quedaron prohibidas.

Las tres coinciden en que no se podían quedar de brazos cruzados, tenían que trabajar para sacar adelante a sus hijos, al inicio tenían miedo de que el negocio no prosperara porque la pandemia pegó fuerte en la economía de muchas familias y temían no conseguir clientes. Por esta razón decidieron hacer un menú accesible para apoyar el bolsillo de sus comensales.

Teníamos miedo de que el negocio no prosperara porque muchas familias se quedaron sin empleo, a otros les bajaron el sueldo y obviamente invertirle diario a la comida es un gasto fuerte. Nos dimos cuenta de que muchas empresas abusaron con la carga de trabajo y varias de nuestras clientas nos comentaron que con tanto trabajo ni tiempo les daba de preparar la comida, cuando iban al super a comprar sus provisiones la mayor parte de las compras eran de comida chatarra para entretener a sus hijos mientras ellas trabajan y ellos estudian.

Camila, de 34 años, es mamá de una niña de 2 años. Trabajaba en una agencia de viajes. Hace unas semanas terminó un diplomado en contaduría, entre semana trabaja con Jazmín y Francisca, y los fines de semana da clases de regularización de matemáticas.

Los primeros meses de la pandemia fueron muy inciertos, en la agencia de viajes donde trabajaba se tenía la esperanza de que el covid-19 acabaría rápido y todo volvería a la "normalidad", pero esto no fue así, a unos les bajaron el sueldo y a otros nos despidieron. Decidí trabajar con Jazmín y Francisca porque de alguna manera puedo estar al pendiente de mi hija, ella es muy pequeña, requiere más cuidados y es obvio que una bebé no se puede quedar sola en casa. Mis compañeras me permiten llevarla al trabajo, acondicionamos un lugar para que ella pueda dormir, comer, jugar, mientras yo estoy laborando.

ESCÁNDALOS QUE HAN MARCADO LA HISTORIA DE MISS UNIVERSO

Jazmín, Francisca y Camila señalan que emprender un negocio en tiempos de pandemia no es nada sencillo, porque tienen que estar con sus hijos y dedicarles el mayor tiempo posible; entre tareas, actividades domésticas, hacer las compras y el negocio de la comida, la jornada es mucho más pesada.

El Día de las Madres lo celebrarán trabajando, desde el día 9 entregarán pedidos, armaron un menú especial y se tomarán unas cuantas horas del 10 de mayo para estar con sus hijos.

Finalmente, destacaron que el amor por sus hijos siempre las motivará para no darse por vencidas y salir adelante. Quieren llegar a las redes sociales, Camila y otros clientes las han animado para que abran una cuenta de Facebook o Instagram para que sus platillos lleguen a más personas.

(Ann Ventura)