Polémica en la Casa Real: ¿Meghan y Harry irán al entierro del Príncipe Felipe?

Después de su devastadora entrevista con Oprah, la relación de Meghan y Harry con la realeza quedaron rotas

  • REDACCIÓN
  • 09 de Abril de 2021
  • 10:36 hrs.
Polémica en la Casa Real: ¿Meghan y Harry irán al entierro del Príncipe Felipe?
Meghan y Harry quedarían muy mal si no van a Londres a despedir al entrañable abuelo de Harry, esposo de la reina Isabel II (FOTO TOMADA DE IG @sussexroyal )

Hace una semana se revelo que el palacio de Buckingham construiría una estatua en honor a la princesa Diana y se desató una ola de especulaciones, entre ellas si Harry acudiría a la inauguración el próximo 1 de Julio que hasta el momento no confirmó su asistencia tras su ruptura con la familia real, pue se creía que su regreso al Reino Unido era casi imposible, pero la muerte del príncipe Felipe podría cambiar esto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LÍDERES MUNDIALES Y CASAS REALES REACCIONAN A LA MUERTE DEL PRÍNCIPE FELIPE

Ahora, el mundo tendrá los ojos en Harry y Meghan tras la muerte de su abuelo, cabe señalar que el joven príncipe y su esposa quedarían muy mal si ponen sus desencuentros con la familia por encima de esa despedida.

Pero si van a Londres, también serán la comidilla de todos los medios, en su mayoría molestos por el daño que le hicieron al Reino Unido con su entrevista.

El príncipe Felipe fue, sin quererlo, uno de los protagonistas de la polémica entrevista con Oprah, recordemos que el príncipe Felipe estaba muy enfermo por esos días y había sido trasladado a un hospital. Muchos días después de esa explosiva cita, cuando ya la crisis en la familia real era una verdad sonora, tanto Harry como Meghan dejaron saber que ellos habrían cancelado la entrevista si el abuelo fallecía.

Felipe estuvo varios días sin saber lo que su nieto había hecho, pero una vez se recuperó temporalmente, se decía que sería la única persona que podría ayudar a arreglar esa crisis. En medios ya se había publicado la versión de que él había sido el encargado de acercarse a Harry y lograr sanar esas heridas.

Sin embargo, el hueco que crearon tanto Harry como Meghan es enorme, pues basta con ver comentarios en redes sociales en donde aún se pregunta por la persona de la familia real que le habría preguntado a Harry si su hijo sería moreno.

Aunque se ha especulado que puede ser la princesa Ana, nada está confirmado. También se creó una enorme pelea con William, quien criticó en privado duramente que Harry utilizara conversaciones privadas en un programa de televisión y que Meghan hablara mal de Kate, de quien sostuvo que incluso la había hecho llorar antes del matrimonio. Agregó que los cortesanos, además, le prohibían salir con sus amigas y le pidieron ser "cincuenta por ciento menos Meghan Markle".

La verdad es que desde que Harry y Meghan sacudieron al mundo en 2020 con el anuncio de su salida de la monarquía, se sabía que tarde o temprano se desahogarían. Aunque el palacio de Buckingham estaba preparado para que se despacharan, el bombazo, que se vio venir, tomó por sorpresa a todo el mundo.

Hasta hoy, los escándalos de los Windsor habían sido de infidelidades jamás se habló antes de un ataque discriminatorio tan frontal de un miembro de la casa.

Recordemos que tras las polémicas confesiones de los Sussex la reina manifestó que algunas de las cosas dichas por los Sussex son cuestionables.

Harry y Meghan dieron pie para ser vistos como ambiguos y en el Reino Unido son miles los que hoy los ven con desconfianza. Entre otras, porque se han conocido hechos que demuestran que ellos mintieron en la entrevista; por ejemplo, la supuesta boda secreta que ya hasta el cardenal del país desmintió que existió.

Por otro lado, no se comprende cómo él, que ha hecho campañas sobre salud mental y admitió haber ido a terapia para superar los traumas por la muerte de su madre, no lograra brindarle ayuda profesional a su esposa. Por otra parte, medios como el Daily Mail notaron que ella afirmó que las charlas sobre el color de Archie se dieron cuando estaba embarazada, mientras que Harry aseguró que fue antes de la boda.

Otra contradicción es sobre un posible título nobiliario para Archie. Antes del parto, contaron, miembros de la familia les advirtieron que él no tendría derecho a ninguno, y Meghan lo interpretó como otra muestra de racismo. Lo preocupante para ella era que eso lo dejaría sin seguridad.

La entrevista fue vista por 22 millones de personas parecida a la confesión de Diana de Gales ante las cámaras de la BBC en 1995.

La reportera Melanie McDonagh afirma que los Sussex han construido su discurso basados en la historia de la princesa. Harry ha dicho que siente no haber podido proteger a su madre de lo mucho que sufrió en la familia real y cree que al salvar a su esposa expiará esa culpa.

En todo caso, el paralelo entre las dos es asombroso. Por ejemplo, ambas fueron tratadas por los Windsor como extrañas y, cuando se negaron a agachar la cabeza, las aislaron.

Si bien a Diana se le creía, a Meghan no tanto: dijo que no sabía nada de la monarquía y eso resulta sospechoso. A Isabel II la identifican por lo que es en cualquier rincón del planeta, y Harry es hijo de quien fue la mujer más famosa del globo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ASÍ FUE LA VIDA DEL PRÍNCIPE FELIPE DE EDIMBURGO, ESPOSO DE LA REINA ISABEL

Como pasó con la entrevista de Lady Di, hoy los británicos están divididos. La mayoría opina que la de los Sussex fue inapropiada. Pero no hay que hacer sondeos para ver el daño que hizo. Por un lado, perjudica la reputación que ha atesorado la realeza británica, a pesar de una abdicación, tres rupturas matrimoniales en un solo año (1992) y otros escándalos. Ahora, creen los observadores, se ha rasgado definitivamente ese misterio que ha tejido la magia del trono. Y aunque la pareja trató cariñosamente a la soberana, en realidad todos los golpes los recibió ella por ser la cabeza de la Corona.

Ahora, los dos tendrán que enfrentar que apenas pasaron unas semanas entre la entrevista y el deceso del príncipe Felipe y si van al entierro o si se quedan tendrán que leer en todos los medios y escuchar cientos de comentarios de que al lado de este gran dolor que enfrenta su abuela por la pérdida del gran amor de su vida, tuvo que lidiar también con la sacada de trapos al sol de su nieto.

(Azucena Uribe)