“Asquerosamente rico”: Netflix destapó una cloaca de abusos

La red de pedofilia de Jeffrey Epstein; cualquiera que pagara los exhorbitante costo, podía abusar de una menor de edad a su antojo en lujosas residencias

  • REDACCIÓN
  • 03 de Julio de 2020
  • 22:24 hrs.
“Asquerosamente rico”: Netflix destapó una cloaca de abusos
Jeffrey Epstein se codeaba con amigos de la talla de Bill Clinton, el príncipe Andrés de Inglaterra, Woody Allen y el actual presidente de Estados Unidos Donald Trump (FOTO ESPECIAL)

Jeffrey Epstein: Filthy Rich” (Jeffrey Epstein: Asquerosamente Rico), es el nombre de la  miniserie documental de Netflix dirigida por Lisa Bryant, que destapó al mundo la cloaca de abusos, crímenes y vejaciones cometidas a menores por parte del multimillonario neoyorkino, Jeffrey Epstein; quien era reconocido en varios ámbitos por ser amigo de famosos, aristócratas y políticos.

El caso de Epstein puede no haber tenido, al menos fuera de los Estados Unidos, la repercusión que tuvo el de Harvey Weinstein, el productor de Hollywood que acaparó la atención de medios internacionales y de las redes sociales, luego de que se dieran a conocer los testimonios de celebridades que fueron abusadas sexualmente por el productor. No obstante, ambos casos fueron igualmente mediáticos e importantes. El de Jeffrey tuvo tres elementos extra, su reciente difusión a través de la plataforma de Netflix, su presunto suicidio que se dio en agosto, un mes después de que fuera encarcelado sin derecho fianza y su relación con amigos famosos y poderosos como el propio Weinstein, el actual presidente Donald Trump, el ex presidente Bill Clinton y el Príncipe Andrés.

¿QUIÉN FUE JEFFREY EPSTEIN?

Epstein no pudo terminar sus estudios de física y matemáticas, sin embargo, su historia era vista como un modelo de superación cuando comenzó a trabajar como maestro de hijos de familias acomodadas. Cuando uno de los padres de sus alumnos lo recomendó en un banco de inversiones comenzó su ascenso, al punto de crear su propia firma: J. Epstein & Co.

Comenzó entonces a rodearse de personajes poderosos de la talla de Bill Clinton, el príncipe Andrés de Inglaterra, Woody Allen y Donald Trump. Todo parecía normal en la vida del acaudalado Epstein, hasta que en el año 2005, los padres de una niña de 14 años lo denunciaron ante la policía de Palm Beach, por presuntamente abusar de ella.

 

Al realizar las investigaciones, se dieron cuenta -gracias a las declaraciones de la niña, quien reconoció a más víctimas- que Jeffrey Epstein tenía montada una red de pederastia junto con algunos de sus empleados, para llevar menores de edad a sus residencias de Manhattan y Palm Beach. Ahí les prometía pagar sus estudios universitarios o convertirlas en modelos. En otros casos, las acusaciones llegaron a indicar que él les daba un masaje que terminaba en encuentros sexuales no consensuados.

JEFFREY EPSTEIN: ASQUEROSAMENTE RICO

En una exposición casi quirúrgica, Netflix, condensa en cuatro dolorosos episodios de una hora, el esquema piramidal de violación y abuso a menores usado por Jeffrey Epstein, quien durante años, hizo palanca de su poder con total impunidad para reclutar víctimas (muchas veces, de entornos vulnerables o con traumas sexuales previos), para prepararlas como esclavas sexuales de servicios de alta gama en una red de tráfico (también conocida como ‘Lolita express’) donde el que tuviera para pagar los exhorbitante costo, podía abusar de una menor en lujosas residencias en Manhattan, Nueva York, Palm Beach o en una isla privada.

Los crímenes de Jeffrey quedan claros de la boca de las víctimas: los testimonios de mujeres que fueron abusadas ofrecen una perspectiva desgarradora sobre los eventos que finalmente llevaron al juicio altamente publicitado de Epstein, ofreciendo una dimensión profundamente personal al escándalo que estuvo ausente en gran parte de sus informes. Las declaraciones de abogados y policías demostraron el alcance de la protección de amigos en altos sitios sobre los que Epstein ejercía su influencia, mostrándonos el alcance del poder real.

Los crímenes de Jeffrey quedan claros de la boca de las víctimas: los testimonios de mujeres que fueron abusadas ofrecen una perspectiva desgarradora sobre los eventos que finalmente llevaron al juicio altamente publicitado de Epstein, ofreciendo una dimensión profundamente personal al escándalo que estuvo ausente en gran parte de sus informes. Las declaraciones de abogados y policías demostraron el alcance de la protección de amigos en altos sitios sobre los que Epstein ejercía su influencia, mostrándonos el alcance del poder real.

La periodista Vicky Ward comienza el relato hablando sobre el aclamado artículo que la propia Ward escribió para Vanity Fair en el 2003, acerca de este multimillonario y su sucio trabajo en compañía de su mujer, Ghislaine Maxwell, una afamada multimillonaria hija del francés Robert Maxwell.

Vicky declara que ella sabía sobre la existencia de Jeffrey desde hacía mucho tiempo, pues en Nueva York se le conocía por una especie de Gatsby en la ciudad.

Las hermanas María y Annie Farmer fueron las dos primeras chicas en denunciar al magnate y el FBI no hizo nada, hasta muchos años después, ya que todo se había salido de control. Cientos de mujeres declararon haber sido víctimas de Jeffrey por muchos años. Todo comenzaba cuando Epstein les ofrecía 200 dólares por un corto masaje y otros 200 por llevarle amigas.

LA ISLA DE EPSTEIN

Jeffrey Epstein era propietario de una isla en el Caribe llamada "Little St James",  que era el lugar en donde se cometían los delitos sexuales contra menores de edad:

“Allí construyó una gran mansión, con un helipuerto e incluso un centro comercial. Pues bien, se dice que esta isla se convirtió en un paraíso de perversiones donde fueron ejercidos numerosos abusos a menores. Un fuerte inexpugnable donde podría haber cometido atrocidades”, indica información oficial publicada en medios.

SUS AMIGOS DE ALTO RANGO

Sus lazos con la élite no se limitaron a Donald Trump, Bill Clinton y el Príncipe Andrew. Los esfuerzos filantrópicos de Epstein y los gruesos cheques a instituciones como el MIT Media Lab, Harvard y otras entidades académicas y científicas le dieron un alcance insospechado. Lo desconcertante es que existe evidencia de que los superiores de algunas de estas instituciones sabían sobre las acusaciones en su contra y trataron activamente de encubrir y excusar el comportamiento de Epstein.

Según Ronan Farrow, después de su primera acusación, todas las donaciones hechas por Epstein al Laboratorio de Medios del MIT se informaron como anónimas para evitar la responsabilidad. Según Business Insider, se han producido al menos seis renuncias importantes diferentes a medida que los crímenes de Epstein salieron a la luz. Esto incluye al ministro de Donald Trump Alex Acosta, que dimitió cuando salió a la luz el trato que consiguió para el financista en 2007, el director del MIT Media Lab Joi Ito, y hasta el Príncipe Andrés dijo "alejarse de los deberes públicos en el futuro previsible" porque su "asociación anterior con Jeffrey Epstein se ha convertido en una interrupción importante" para el trabajo de la familia real.

Entre las personalidades más relevantes que se encuentran en la ya mencionada lista están Donald Trump al igual que Ivanka e Ivana Trump, Mick Jagger, Naomi Campbell, Alec Baldwin, Charles Spencer (el hermano de Lady Di), Kevin Spacey, Chris Evans (Presentador de la BBC), Michael Jackson (abogado, no el Rey del Pop), Ted y Edward Kennedy, y el Príncipe Andrés sólo por mencionar algunos.

¿DE DÓNDE SACÓ SU DINERO?

Parecería que Jeffrey Epstein salió de debajo de una roca. Como señaló acertadamente "Asquerosamente Rico", no provenía de una familia rica y nunca se graduó de la universidad. De hecho, no era un comerciante de bonos particularmente impresionante, y tuvo que mentir sobre sus educación para llegar a Wall Street en primer lugar. Pero aún así, de acuerdo a los rumores, Epstein era billonario y se codeaba con la creme de la creme de la alta sociedad.

No entendemos cómo un hombre que fue despedido por no cumplir con las regulaciones comerciales pudo quedarse en el mundo financiero el tiempo suficiente para acumular la fortuna que supuestamente hizo. En parte, se especula que tiene que ver con las compañías y cuentas offshore de Epstein con las que manejó algunas de las mayores fortunas del mundo en paraísos fiscales donde los orígenes de ese dinero no se cuestionan. De hecho, eso hace que sea prácticamente imposible cuantificar cuánto dinero tenía y cuánto manejaba.

De más decir que existen numerosas teorías de conspiración sobre el origen y el destino dinero de Epstein, pero incluso después de su muerte, aún no ha surgido una imagen completa de las dimensiones de su fortuna o de dónde salió exactamente. Dado su círculo de élite de amigos poderosos y su extensa historia de tráfico sexual de chicas jóvenes en todo el mundo, los oscuros orígenes de su enorme fortuna son especialmente inquietantes.

EPSTEIN Y LA EUGENESIA

"Filthy Rich" no lo mencionó, pero una de las cosas más aterradores de Epstein era su mirada decididamente polémica sobre el transhumanismo, una teoría muy similar a la eugenesia que se basa en “mejorar” el acervo genético humano mediante el control de la reproducción. Si te suena, es porque la eugenesia es una práctica médica racista que floreció en la Alemania nazi.

De hecho, según reportó el New York Times, Epstein quería "sembrar la raza humana con su ADN al impregnar a las mujeres en su gran rancho de Nuevo México". Los rumores señalan que Epstein le contó a múltiples conocidos sobre sus intenciones de usar su extenso complejo residencial en Nuevo México para alojar a varias mujeres para que tengan sus hijos. Muchos se lo tomaron a chiste, muchos dijeron on the record que les pareció desagradable; pero nadie hizo nada para detenerlo.

SU RELACIÓN CON EL MUNDO ACADÉMICO

Esto parece algo sacado de las teorías conspirativas contra Bill Gates, pero se sabe que Epstein trató de hacerse amigo de muchos de los principales pensadores científicos del mundo, llenándolos de lujosos regalos, financiando su investigación y organizando eventos sociales que reunieron a algunas de las mentes más famosas del mundo. Si bien Filthy Rich lo muestra muy por encima, lo cierto es que parte de las mentes más grandes de la ciencia tuvieron relación con Epstein, dejado a muchos académicos prominentes con muchas explicaciones que hacer, pero ante todo no entendemos por qué el financista se reunía con los científicos.

¿QUIÉN ES GHISLAINE MAXWELL?

La socialité británica nació en 1961 y creció en el idílico campo de Oxfordshire. Es hija de Robert Maxwell, un magnate de los periódicos, de origen checo, y legislador británico, quien murió en circunstancias misteriosas. El magnate de los medios se cayó de su lujoso yate, llamado “Lady Ghislaine”, cerca de las islas Canarias, en 1991. Se descubrió póstumamente que había cometido un fraude masivo de pensiones contra sus empleados.

 

Según Roy Greenslade, quien trabajó para el magnate de los medios como editor de The Daily Mirror, a principios de la década de 1990, Maxwell “adoraba” a Ghislaine” de una manera que no hacía con sus [otros] hijos”.

Ghislaine Maxwell fue arrestada el jueves por la mañana, en Nueva Hampshire, en relación con una investigación sobre su ex novio el pedófilo Jeffrey Epstein, acusada de varios cargos que datan de 1994 relacionados con el abuso sexual de menores y conspiración criminal.

Maxwell, de 58 años, ha sido nombrada en múltiples demandas por mujeres que dijeron que fueron abusadas por el desacreditado financiero de Estados Unidos, que se suicidó en agosto pasado.


(Nayelli Langarica)