Carla, actriz de "El Juego del Calamar", revela: "Corea es mi novio tóxico"

Tras su éxito en la serie de Netflix, "El Juego del Calamar", Carla Fernanda Ávila habló de lo difícil que ha sido formar una carrera en Corea del Sur

  • REDACCIÓN
  • 12 de Octubre de 2021
  • 08:30 hrs.
Carla, actriz de "El Juego del Calamar", revela: "Corea es mi novio tóxico"
La actriz Carla Fernanda Ávila reveló que ha sufrido discriminación en Corea del Sur (FOTO TOMADA DE IG @carlafer_avila )

Desde la primera semana del estreno se la serie de Corea del Sur, "El Juego del Calamar" todo lo que tenga que ver con la exitosa serie de Netflix causa sensación, por ejemplo, la participación de la actriz mexicana, Carla Fernanda Ávila quien reveló que "Corea es como mi novio tóxico".

Durante una entrevista para el periódico 24 Horas, la modelo Carla Fernanda Ávila contó que decidió irse a Corea del Sur y cambiar de aires porque no se veía como la típica mujer mexicana que contrae matrimonio muy joven para formar una familia.

SUPERMAN SIGUE LOS PASOS DE ROBIN Y SE DECLARA BISEXUAL

"No estaba lista para eso, creo que si me quedaba a lo mejor me habrían dado el anillo (de compromiso) así que me puse a investigar sobre lo que podría estudiar para hacer algo que realmente me gustara y llegué a Corea donde apliqué en las carreras de Lingüística y en Ciencias Políticas. Pero por cosa del destino, mi carrera se ha centrado en el modelaje y la actuación", comentó.

Así mismo, detalló que no está segura de dónde nace su pasión por lo asiático, "era muy pequeña cuando empezó; me gustaban mucho las caricaturas, ninguna en especial", y así emprendió el vuelo. Del K-Pop no sabía nada, incluso no tenía idea sobre esa corriente musical que ha tenido muchísimo éxito de este lado del mundo.

"Pero de lo que sí estoy segura es que Corea es mi novio tóxico, que me gusta y de pronto me trata tan mal, pero lo amo. La vida aquí es tan difícil, pero es muy bonito y aquí sigo. Lo increíble es que hoy todo mundo habla de mí por mi breve participación en la serie El juego del calamar que ha tenido muy buena aceptación en la sociedad coreana", dijo.

Pero decidió hacer el casting para la serie, mismo que le fue muy complicado pues en Corea hay que ser muy respetuoso de las costumbres de la sociedad que en cierta forma aún es muy conservadora.

"El temor era hacer body painting y que lo vieran como algo sexual, eso podría arruinar totalmente mi carrera".

Cabe señalar que Carla Fernanda Ávila tomó la decisión de no hacer pública su participación de "El Juego del Calamar" y solo la tenía reservada para unas cuantas personas, "pero como me enteré de que alguien se estaba colgando el milagrito, decidí hacerlo público".

Pero gracias al fenómeno que ha causado su participación, Carla ha sido todo un fenómeno mediático en México.

Lo que ha aprendido durante su estancia en Corea es que mientras allá te pueden bloquear por un pequeño tropiezo, en Latinoamérica una mala crítica puede encumbrar a cualquiera.

Mientras más hablen más fama se adquiere. "A diferencia del entretenimiento occidental en Corea, una nota mala va a destruir toda tu carrera, te cancelan, te sacan del medio y no te vuelven a contratar jamás, estás acabada", sostiene.

Las críticas abundan en sus redes sociales, pero hay algunas que le llaman la atención pero porque no entiende a lo que se refiere.

El juego del calamar no ha sido la única producción en la que Carla ha participado, en su currículum incluye "The beauty inside", "Record of Youth" y "Barrenderos espaciales", pero su primera pasarela la realizó a los 16 años en Guadalajara.

TOUR DE CINE FRANCÉS CELEBRARÁ 25 AÑOS, ESTAS SON LAS PELÍCULAS DE LA SELECCIÓN



Carla Fernanda sufre de discriminación en Corea

Uno de los temas que la actriz mexicana resaltó durante su entrevista es la discriminación que ha vivido en el continente Asiático, pues a pesar de ser de tez es blanca, padece de discriminación por que dicen, está muy gorda, hasta se decoloró el cabello para tratar de encajar en el estereotipo de las coreanas, pero regresó a sus orígenes pues no se era feliz.


(Azucena Uribe)