"El Baile de los 41", la película que está arrasando en taquilla

El director David Pablos revive el escándalo de la fiesta gay clandestina durante el Porfiriato y lo lleva al séptimo arte, un análisis de "El Baile de los 41"

  • RAFAEL VÁZQUEZ DÍAZ
  • 25 de Noviembre de 2020
  • 18:26 hrs.
"El Baile de los 41", la película que está arrasando en taquilla
El sociólogo Rafael Vázquez Díaz hace un análisis puntual de "El Baile de los 41", la cinta mexicana dirigida por David Pablo (FOTO TOMADA DE INSTAGRAM)

"El Baile de los 41", la nueva producción de David Pablos que está arrasando en taquillas, en un vistazo al tabú en la historia de México que escandalizó la época del Porfiritao, una fiesta gay clandestina.

¿TRAICIÓN O ATAQUE? EL MISTERIO DEL ASESINATO DE VALENTÍN ELIZALDE

EL BAILE DE LOS 41; AQUÍ ESTÁN LOS MARICONES, MUY CHULOS Y COQUETONES

Corría el año 1901; el país había vivido una cierta estabilidad durante la época porfirista y el sistema político y social que había sido tan inestable durante el Siglo XIX parecía que marchaba al igual que las locomotoras que comenzaban a circular por todo el territorio.

Las elecciones simuladas, la sumisión campesina -impuesta por las armas- en los ingenios y haciendas en lo rural, pero también en las concentraciones urbanas imponían un discurso de modernidad y de una hegemonía completa del Status Quo. Romper las normas sociales, pero particularmente las políticas, era castigado por el gobierno porfirista con la cárcel -en el mejor de los casos- pero también podía costar la vida.


En ese entorno donde la moral estaba tan delimitada, la homosexualidad era un tema tabú; no sólo no se discutía abiertamente, sino que había un señalamiento frontal a aquellas personas que decidieran mostrar abiertamente su preferencia, el machismo era gobierno desde entonces.

Es por eso que aquel 18 de noviembre, cuando una redada policial a las tres de la mañana detiene a 41 varones; 22 vestidos con sus mejores galas y 18 engalanados con vestidos, aretes, pelucas y maquillaje, la prensa explotó de júbilo por la historia jugosa y la capital fue un hervidero digno de "Ventaneando".

LUGARES QUE FUERON TESTIGOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA

Es que el asunto era todavía peor; se podía esperar el degenere y la falta de decoro entre el pueblo raso, pero que los asistentes pertenecieran a una alta clase social fue considerado un mayor ultraje y los chismes no pararon durante semanas; "... dicen que uno es Don Ignacio de la Torre, el yerno de Don Porfirio... dicen que también estaba Jesús Solórzano y Carlos Zozaya... ¿ya se enteró que uno de los mariconcitos era Don Jacinto Luna?" y los rumores no han terminado 120 años después...

"EL BAILE DE LOS 41", LA PELÍCULA.

La cinta dirigida por David Pablos y producida por El Estudio, Canana Films y Bananeira Filmes, retoma esta peculiar historia que podría haber sido contada por el Alarma y provocar el mismo escándalo en la actualidad; lamentablemente pocas cosas han cambiado en ese sentido desde entonces.

Sin duda alguna podríamos deshacernos en elogios sobre la producción de la cinta; las locaciones majestuosas y muy bien cuidadas, el vestuario impecable y las escenas a media luz que predominan en la película, y que hablan solas de la doble vida que estos caballeros de la alta sociedad mantenían durante el día y repudiaban por la noche. También son buenas las actuaciones de Alfonso Herrera, Emiliano Zurita, Fernando Becerrril y Paulina Álvarez que mantienen una coherencia acorde a los estándares de la época, punto y aparte es el trabajo de Mabel Cadena -en su papel de Amada Díaz- que se lleva la película no sólo por la excepcional habilidad de transmitir su frustración y hartazgo mediante sus microexpresiones faciales, sino porque el porte y la dignidad con la que lleva al personaje nos mueve a la empatía de la mujer real, que probablemente amaba su marido y sabía que el mundo era el que les obligaba a mantener las apariencias de algo que estaba podrido por dentro.

"GAMBITO DE DAMA" ROMPE RÉCORD COMO LA SERIE MÁS VISTA

Otra cosa trascendente de la película es la forma tan distinta de capturar el amor homosexual; las cintas mexicanas han llegado a mostrar personajes gays, no obstante, se mantiene una forma muy viril de demostración de cariño, con caricias rudas y abrazos apretados, pero esta película es refrescante porque el amor es un elemento principal entre los personajes y los cariños que el resto de los hombres se prodigan entre sí mediante besos, caricias suaves, escenas oníricas en las que el jugueteo y el cuidado del otro es el elemento que desata el erotismo.

Es importante ver y consumir películas mexicanas que logren abrir temas de discusión sobre el presente y el pasado de la moral, las buenas costumbres y el conservadurismo tan arraigado en el país, pero sobretodo es importante el educar sobre en la tolerancia, el respeto a la diversidad y la inclusión de todas las personas y poder hacer un paralelismo, a más de cien años nos da la pauta para comprender también la urgencia de un nuevo pacto ético y moral en la sociedad contemporánea del Siglo XXI.

(Aline Núñez)