Esta es la película de terror que ni Stephen King pudo terminar de ver

Stephen King describió la película como "la peor pesadilla que hayas tenido", el escritor le pidió a su hija que la quitara porque no podía seguirla viendo

  • REDACCIÓN
  • 03 de Junio de 2021
  • 16:36 hrs.
Esta es la película de terror que ni Stephen King pudo terminar de ver
Stephen King reveló que tuvieron que pasar meses para que por fin terminara de ver la película de terror (FOTO TOMADA DE IG @stephenkingofficialpage)

Esta es la película de terror que ni Stephen King puede terminar de ver; así es, el creador de las historias más aterradoras de la literatura, que nos dio a un hombre que se volvió loco en un hotel e intentó matara a su familia, a un coche celoso que buscaba eliminar a cualquiera que se metiera con su dueño, a un niño que volvió de la muerte con sed de sangre, a una fan que secuestró a su autor favorito y a una adolescente que usó sus poderes para vengarse de sus compañeros acosadores. King no es inmune al miedo y esta es la prueba.

Las historias de Stephen King son tan perfectas, que muchas de sus aterradores novelas han sido llevadas al cine y la televisión, donde han causado pesadillas a millones de personas que no pueden resistir el impulso de seguir viendo aunque saben que van a sentir terror toda la película.

King no solo es escritor de grandes historias terroríficas, también es un gran fanático del cine de terror y suele recomendar libros, películas y series que los sorprenden y que considera de lo mejor del género, ha recomendado series como "Black Summer" y películas como "Train to Busan", incluso tiene una película en especial que dice que debes ver bajo tu propio riesgo.

LA PELÍCULA QUE STEPHEN KING NO PUEDE TERMINAR DE VER

En 2020, en un nuevo prólogo para la reedición de 2010 de su libro de no ficción "Danse Macabre", Kings dijo que la película "El Proyecto de la Bruja de Blair" es como "la peor pesadilla que hayas tenido". Y recientemente lo confirmó en "History of Horror", con Eli Roth, donde dijo que la película es de las más aterradoras que ha visto y que cuando fue a verla por primera vez no la pudo terminar.

"La primera vez que vi ´The Blair Witch Project´, estaba en el hospital y estaba drogado. Mi hijo trajo una cinta VHS y dijo: ´Tienes que ver esto´. A la mitad, dije: ´Apágalo, es demasiado freaky´", dijo el escritor.

Por otro lado, en su libro escribió que "El Proyecto de la Bruja de Blair" "parece real" y "se siente real", lo que lo convierte en su peor pesadilla, "la que despiertas jadeando y llorando de alivio porque pensaste que estabas enterrado vivo y resultó que el gato se subió a tu cama y se durmió sobre tu pecho".

King no se equivoca, la película fue creada para que pareciera real, lanzando la propuesta de que se trataba del material que había sido recuperada de una cámara encontrada en el bosque y que supuestamente había pertenecido a un grupo de estudiantes que buscaban hacer un documental sobre la leyenda de una bruja que había vivido en la zona hace mucho tiempo.

De hecho, la película fue tan exitosa, en parte, porque sus creadores incluso crearon toda una campaña para hacer creer al mundo que las personas que aparecían en realidad estaban desaparecidas, y con eso hizo despegar la popularidad del género "found footage" y convertirlo en uno de los favoritos del terror (películas como la japonesa The Curse pertenecen al género, la cinta es considerada como la más brutal de la historia).

La película fue lanzada en 1999, en un momento donde el público todavía no estaba tan familiarizado con el "found footage", además los actores eran completamente desconocidos y se mantuvieron relativamente escondidos durante toda la promoción de la película, y a Stephen King le tocó verla mientras se recuperaba de un accidente de coche en el que casi muere.

A mitad de la película, le pidió a su hijo que la apagara y más tarde dijo que "Puede que sea la única vez en mi vida en que dejé una película de terror a la mitad porque tenía demasiado miedo para continuar", escribió. "Me volví loco". Y no fue hasta meses después que finalmente pudo terminarla.

 

(Imelda Téllez)