Woodstock: Movimientos contracultura

Además de su carga ideológica, los movimientos hippie y punk marcaron una antes y un después en la música y la moda

  • REDACCIÓN
  • 16 de Agosto de 2019
  • 19:00 hrs.
Woodstock: Movimientos contracultura
El amor libre, el hedonismo, el uso de drogas psicodélicas, entre otros; son rasgos distintivos de movimientos contracultura como el hippie y punk (FOTO ESPECIAL)

La rebelión sónica del punk y todos sus excesos, precedieron al pacifista, libertario y natural movimiento hippie, convirtiéndose en corrientes preponderantes que hasta la fecha siguen vigentes. El término contracultura fue utilizado por primera vez en el siglo XX, en los años 60, para referirse a la aparición de movimientos de protesta por parte de la juventud contra la cultura dominante; entre sus rasgos distintivos, figuran el amor libre, el hedonismo, el uso de drogas psicodélicas, el feminismo, entre otros.


El historiador estadounidense Theodore Roszak, fue quien en 1968, acuñó el término contracultura en su obra “El nacimiento de una contracultura”. Cabe señalar que las manifestaciones contraculturales han existido en todas las sociedades, sin embargo, esta expresión alude particularmente a un movimiento organizado que se mantiene durante cierto período de tiempo, los ejemplos que mejor podrían ilustrar el fenómeno de la contracultura son la Generación Beat que tuvo lugar en los años 50, el movimiento hippie de los años 60 o el movimiento punk originado años posteriores.


EL NACIMIENTO DEL MOVIMIENTO HIPPIE

El movimiento hippie tuvo lugar en los últimos años de la década de 1960, se caracterizó por la anarquía no violenta, la preocupación por el medio ambiente y el rechazo al materialismo occidental. Los hippies formaron una contracultura políticamente atrevida, antibélica y artísticamente prolífica que nació en Estados Unidos y se extendió por Europa. Su estilo psicodélico y lleno de colorido estaba inspirado en drogas alucinógenas como el ácido lisérgico, mejor conocido como LSD.


Adoptaban un modo de vida comunitario, basado en el amor y la paz, renegaban del nacionalismo y de la Guerra del Vietnam; los hippies tomaron elementos de religiones como el budismo, el hinduismo, y también de las religiones de los indios norteamericanos. Estaban en desacuerdo con los valores tradicionales de la clase media estadounidense. Consideraban el paternalismo gubernamental, el militarismo, las empresas multinacionales y los valores sociales tradicionales como parte de un sistema que, a sus ojos, no tenía legitimidad.


Los hippies se automarginaban de la sociedad, buscando formas de vida en común en las que la paz y el amor fuesen los valores más importantes. Esto los hizo oponerse frontalmente a la mayoría de las doctrinas, valores y costumbres comúnmente aceptados.


Por sí mismo el movimiento no tenía un carácter ideológico ni político claramente definido, aunque sus ideas y su modo de vida tienen cierta similitud con algunos aspectos del anarquismo, como, por ejemplo, la vida en comunas.


EL MOVIMIENTO HIPPIE Y SU INFLUENCIA EN EL ROCK

El movimiento Hippie encontró y usó el rock como un instrumento para transmitir sus ideales de tolerancia y amor. Así, se conocen himnos del movimiento como All You Need Is Love de los Beatles y San Francisco (Be Sure to Wear Some Flowers in Your Hair) de Scott McKenzie. El uso de la música y en especial el rock, le permitió a este movimiento expandirse a millones de personas en el mundo.


Artistas como The Beatles, John Lennon, Bod Dylan, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Carlos Santana, Joe Cocker, The Who, Jefferson Airplane, Otis Redding, entre otros, fueron sus representantes.


EL VERANO DEL AMOR,  WOODSTOCK Y AVÁNDARO

Un punto clave del movimiento hippie fue El Verano del Amor en 1967 en donde los hippies vivían en comunas, compartiendo amor, LSD y música a todo volumen en el distrito de Haight- Ashbury. El momento clave de este Verano del Amor fue el festival Pop de Monterey en junio. En el cual participaron Jimi Hendrix, The Who, Janis Joplin, Jefferson Airplane, Otis Redding, entre otros.


Otro momento histórico en la década de los sesentas fue el festival de Woodstock en 1969. Un festival de tres días y más de medio millón de jóvenes que cerró Jimi Hendrix tocando el himno de los Estados Unidos en una crítica a la guerra en Vietnam. Este festival fue la demostración de que el rock se convirtió para el movimiento hippie, en el vehículo para trasmitir su mensaje a muchos oyentes que estaban de acuerdo con su ideología.


El festival de Avándaro tuvo lugar en 1971, en Valle de Bravo, México. La efervescencia que se respiraba en el país era enorme, los jóvenes no olvidaban la brutal represión de los estudiantes en 1968 en Tlatelolco y El Halconazo en 1971, el desencanto de la sociedad con el PRI era evidente,  se manifestaba en la música, y como era de esperarse, el gobierno hizo censuras, como el caso del grupo Pop Music Team, censurado en 1969 por su canción Tlatelolco.


El evento de Avándaro, el más importante y mayor concierto de rock celebrado en México, en realidad surgió como una famosa carrera de autos que antes debió cancelarse por el fatal accidente del piloto Moisés Solana. Los promotores del evento, entonces, pensaron en celebrar una noche mexicana amenizada por grupos de rock para reabrir la carrera, contactaron a Luis de Llano quien producía “La onda de Woodstock” en el programa “De domingo a Domingo” dirigido por Jacobo Zabludovsky, las cosas fueron acomodándose y finalmente este evento, que terminó siendo altamente contracultural, terminó siendo publicitado por la propia Televisa.


"Festival de Rock y Ruedas", un inédito evento que logró atraer la atención pública y que se volvería un hito en la historia del rock mexicano.


LA INFLUENCIA HIPPIE EN LA MODA

La historia de la moda hippie está definida por una actitud despreocupada y contestataria hacia la vida, el amor y la política. La moda estaba fuertemente influenciada por la música folk y el rock and roll, así como por los artistas y animadores de la época. La moda hippie reflejaba las actitudes y costumbres sociales que eran consideradas "tranquilas y despreocupadas" en comparación con las más conservadores de los 50 y principios de los 60. En la actualidad gran parte de la moda hippie está recobrando popularidad como "retro vintage".


La ropa era confeccionada con fibras naturales y materiales de flujo libre; las faldas de campesina largas, sueltas y floreadas, los pareos de teñido anudado y los chales reinaban en las calles.


EL INICIO DE LA CONTESTATARIA IDEOLOGÍA PUNK

Nueva York y Londres. 1974. Dos ciudades aparentemente lejanas, pero unidas por una sola motivación: Cambio político y social, a través de una revolución musical: el punk.


En 1974, cuatro jóvenes del distrito de Queens (Nueva York), autodenominados como “desadaptados sociales”, empezaron a tocar en CBGB, un bar de New York. Decían ser Ramones. Sus presentaciones eran polémicas, con mensajes directos y un ritmo agresivo que intentaba rescatar al rock de un abismo inminente.


Un año después, en 1975, Londres fue la cuna de una nueva banda llamada Sex Pistols, que, con la influencia de Ramones, pero con sonidos propios iniciaron una nueva corriente en Reino Unido, hablando un lenguaje al que otros géneros como el rock ‘n’ roll no le habían apostado en su totalidad: el de la calle.

La verdadera historia del punk no queda dividida en capítulos. Se difumina en demasidos terrenos: el cultural y social, el musical y el de la moda, asegura Phil Strongman, autor del libro La historia del punk: el movimiento juvenil que transformó la escena musical y social en el mundo.


Más que ganar fama, estas dos bandas buscaban lograr una transformación social y recuperar ese espíritu rocker que pedía un empuje en tiempo record, lo que originó el surgimiento de otras como The Clash y, a finales de los 70, Siouxsie & the Banshees, comandada por una mujer, entre otras.


A partir de ese momento, nació una cultura juvenil, cuyo fin era entregar mensajes cargados de rechazo, no sólo con esta nueva corriente musical, también con la moda.


AGRESIVIDAD Y REBELDÍA COMO FORMA DE EXPRESIÓN

Después de la ola ‘hippie’, en la que pululaban las largas melenas, prendas oversize y cuya libertad estaba en la forma de vestir, el punk sugería todo lo contrario. En esta tendencia, los pantalones bota elefante eran una ofensa y la palabra naturalidad se guardó en el baúl de los recuerdos.

Por las calles se respiraba una atmósfera dominada por el olor del cuero. Los pantalones skinny en este material y las chaquetas moteras se convirtieron en ícono de los adolescentes de aquella época. Asimismo, los jeans con agujeros hechos a mano, adornados con nodrizas metálicas de todos los tamaños, se tomaron las aceras de Estados Unidos y Reino Unido.


“El pelo corto y los tejanos ceñidos que conferían un aspecto sucio y que provocaban el acoso policial en 1976 y 1977 habían sido adoptados por casi todo el mundo de menos de 30 años”, asegura Strongman.

Las botas Dr. Martens, tipo militar, se volvieron tan populares como los Chuck Taylor All- Stars, en forma de botín, tanto en hombres como en mujeres, así como el delineado grueso, en los párpados inferiores.


Y en cuanto a complementos, los accesorios de piel con remaches y taches; las cadenas metálicas y los pines con mensajes políticos fueron los favoritos. De hecho, algunos escribían mensajes de rechazo al sistema en sus camisetas de algodón, con marcadores permanentes.


Pero no sólo las telas fueron marcadas con tinta indeleble, la piel de los adeptos también, pues los tatuajes y perforaciones alcanzaron su máximo boom.


UNA NUEVA FEMINIDAD

La minifalda, prenda originaria de los 60’s, en contraste con otras piezas que luchaban por no desaparecer, se quedó como un ícono de feminidad. Sin embargo, materiales como el paño fueron reemplazados por el dénim.


Los atuendos netamente femeninos se dejaron de lado y, en vez de eso, las mujeres fusionaron estas prendas con otras que sólo eran vestidas por hombres, como las botas industriales.


Una nueva forma de expresar el género también nació con el punk. Ellas ahora no le temían a cortar su pelo, rasurarlo y pintarlo de colores fuertes y, aun así, robarse la atención de los hombres. La rudeza era su sex appeal.


De hecho, fue Vivienne Westwood, una diseñadora de modas británica, quien se consolidó como la dama de la moda punk, cuando en 1971 abrió su tienda de ropa Let it rock, nombre que más tarde sería cambiado por Sex, y cuyos diseños fueron usados por Sex Pistols durante sus primeras presentaciones en público.


nl