“¿Cómo le dices que no a Dios?": testimonio de una presunta víctima de Plácido Domingo

Nueve mujeres, ocho cantantes y una bailarina, aseguran que el tenor Plácido Domingo las acosó sexualmente

  • REDACCIÓN
  • 14 de Agosto de 2019
  • 09:28 hrs.
“¿Cómo le dices que no a Dios?: testimonio de una presunta víctima de Plácido Domingo
La mezzosoprano Patricia Wulf es la única de las mujeres acusadoras que no solicitó anonimato

Desde hace casi 30 años, Plácido Domingo habría acosado sexualmente a mujeres jóvenes que iniciaban su carrera en el mundo de la Ópera.  

Por lo menos así lo señalan nueve mujeres, ocho cantantes y una bailarina, que compartieron escenario con el tenor de origen español, reportó la agencia Associated Press.

Este es el testimonio de una de ellas:

Todo empezó luego de que una de las cantantes conociera a Domingo en un ensayo en el año de 1988 cuando ella tenía 27 años -él, 20 años mayor-, durante la víspera del nombramiento del tenor como director artístico de la Ópera de Los Ángeles. 

Tras ello, Plácido Domingo comenzó a llamarla a su casa para platicar de posibles papeles que la cantante podría obtener. “Voy a hablarte como el futuro director artístico de la compañía”, asegura que le decía. 

Entonces bajaba el tono de voz y decía 'Ahora voy a hablarte como Plácido', tras lo que comenzaban las invitaciones para salir o realizar un encuentro en privado.

Posteriormente Domingo aumentó la frecuencia de las visitas al camerino de la cantante, en una de esas ocasiones, recuerda la cantante, el tenor colocó una de sus manos en un costado de su pecho mientras se inclinaba para besarla en la mejilla.

"Estaba totalmente intimidada y sentí que decirle no a él sería como decirle no a Dios. ¿Cómo le dices que no a Dios?", dijo.

Pese a que las llamadas a su casa continuaron, ella dejó de contestar el teléfono. En persona se excusaba diciendo que estaba ocupada o casada. Un ir y venir que la llevó a ceder, bajo el temor de que no pudiera hacer una carrera en la ópera. Por lo que en una ocasión fue al departamento de Domingo, donde practicaron "tocamientos" y "manoseos". 

Ante ello, la insistencia en las llamadas se intensificó. "Me sentí como una presa. Me sentí como si me estuviera cazando", dijo la cantante.

Sin embargo, fue hasta el año 2000 que el tenor tomó el control de las decisiones de reparto en la Ópera de Los Ángeles. Tras obtener el cargo, Plácido Domingo no volvió a contratarla, aseguró.

De acuerdo con los testimonios de las acusadoras, la manera en que el tenor las buscaba presenta un patrón muy similar entre cada caso. 

A saber, el cantante comenzaba por contactarlas persistentemente, en ocasiones las llamadas eran en la noche; la conversación iniciaba mostrando interés en su talento y el futuro de sus carreras; por lo que las invitaba a reunirse con él en privado bajo el pretexto de brindar su consejo profesional u ofreciendo papeles que no se concretaban.

Ante el temor de nuevas represalias a sus carreras, incluso a ser acosadas públicamente, ocho de las mujeres pidieron el anonimato para contar sus casos. A excepción de la mezzosoprano Patricia Wulf, quien compartió escenario con Domingo en la Ópera de Washington.


djh