Misa y cortejo fúnebre al son de “Los caminos de la vida” así fue el último adiós a Celso Piña

Miles de seguidores de Celso Piña se reunieron en la Basílica de Guadalupe en Monterrey para despedir sus restos

  • Darío Dávila
  • 24 de Agosto de 2019
  • 17:04 hrs.
Misa y cortejo fúnebre al son de “Los caminos de la vida” así fue el último adiós a Celso Piña
La emotiva despedida a Celso Piña en Monterrey, Nuevo León (FOTO TOMADA DE WEB)

La acordeona sonríe a las montañas. Retumba desde la loma de la colonia Independencia. En los callejones serpentea la raza que baja corriendo con ese sol picoso desde las calles empinadas.  Un eco inexplicable sale de los pasillos, vecindades y tienditas de la esquina. Porque todo es cumbia, luz y paz.

…Las cosas que tu me dijiste/ Aquella noche que estaba tan bella/ Luna llena mi alma de cumbia/ Saca de mi la locura…se oye en una tiendita rumbo a la loma.


La cumbia del mar nunca llora. Porque cuando haces la rueda para bailarla y el tiempo se detiene en la ciudad de las montañas. Las voces gritan ¡Adios Celso! Y la cumbia abraza la carroza en la “Indepe”. El guïro raspa. El convoy enfila hacia la calle Octava. Los “cholombianos” ya sacaron la caguama para recordarle “que no es por eso que haya dejado de quererte todavía…”


 En los caminos de La Campana el “maestro” se ha quedado a descansar un rato. La raza le pintó un mural bien chido frente a su casa. Y otra vez suena el acordeón…y la rueda se vuelve a formar…¡Un gran saludo para el compa Celso que anda cumbiando en el cielo! dice una mujer con una cinta amarilla en la frente y un ramo de flores de diez pesos.


La carroza permanece un rato...y la raza de la Campana la sigue caminando y cantando.

El maestro tenía que pasar a despedirse y gritar un ¡weapa!. La rueda va detrás y los cumbieros escoltan su partida.



Fotos de David Casas

an