Todo lo que debes saber sobre el Beso Negro

Todo es válido, ya sea que se bese, se lengüetee, se sople o se succione

  • SUMÉDICO
  • 13 de Abril de 2019
  • 11:40 hrs.
Todo lo que debes saber sobre el Beso Negro
Beso negro, es el clásico, su nombre probablemente deriva de que la zona anal suele estar más pigmentada, más oscura, más negra que el resto de la piel (FOTO TOMADA DE WEB)

Las personas tenemos gustos distintos, y en el amor todo está permitido cuando es divertido y no molesta al otro, como el beso negro.

En esta ocasión, te hablaremos de esos besos que no son muy escuchados, pero son placenteros, aunque para algunos pueden resultar un poco incómodo, pero lo excitante nadie se lo quita. Palabras del Dr. Mauro Fernández, quien nos cuenta cómo practicarlo en su libro “Manual de almohada”.

Beso negro

El beso negro es el clásico, su nombre probablemente deriva de que la zona anal suele estar más pigmentada, más oscura, más negra que el resto de la piel.

Todo contacto de la boca con el ano se denomina con este nombre, ya sea que se bese, se lengüetee, se sople o se succione; se haga lo que se haga con la boca en el orificio anal. ¿Pero que tanto puedes hacer? Esto:

Caricia con la lengua

La caricia tímida con la lengua, esa que bordea el orificio anal de manera distante y no llega al centro del orificio, tiene un efecto alucinante sexualmente hablando.

Lamiendo

Introduciendo la lengua en el orificio anal y pasarla de arriba hacia abajo, como lamiendo el hueco anal y sus alrededores, suele ser desenfrenadamente intenso, sobre todo porque provoca la sensación de estar siendo devorado sexualmente por atrás.

 

Beso seco

Algunas mujeres se deleitan con el beso seco, ano boca, que alternan con un beso con lengua que humedece toda la zona anal. Cada beso, cada lengüetazo, produce un suculento sonido de chapoteo.

Soplar

Muchas y muchos disfrutan con colocar la boca sobre el orificio anal y soplar, con lo cual gran parte del aire se devuelve y simula el sonido de un pedo o flatulencia.

Beso seco y sonoro

Otras personas gustan de dar besos secos y francamente sonoros sobre el propio orificio anal. Tampoco encierra peligro alguno al gusto por succionar el orificio anal.

Aunque abundan sitios de Internet sobre donde se menciona que estas prácticas son peligrosas, capaces de producir embolias, desde el punto de vista científico no implican ningún peligro. Lo que sí es recomendable es adoptar medidas de aseo e higienes constantes, antes y después de la actividad sexual. 


Más información de Bienestar y Salud en Sumédico

nl