¿Aún no te decides? 5 consejos para disfrutar del sexo anal

¿Quieres aprender a introducir el sexo anal en tu rutina sexual, y no sabes por dónde empezar?, estos consejos pueden ayudarte

  • REDACCIÓN
  • 18 de Julio de 2020
  • 00:39 hrs.
¿Aún no te decides? 5 consejos para disfrutar del sexo anal
¿Tienes dudas sobre esta práctica, que todavía viene acompañada de cierto estigma? Un experto en sexualidad te da 5 útiles consejos para que disfrutes y no corras ningún riesgo (FOTO TOMADA DE PEXELS)

Aunque el sexo anal se asocia con frecuencia a las parejas de hombres homosexuales, cualquier persona puede realizarlo, es una práctica sexual que puede ser muy satisfactoria para hombres y mujeres. Si aún no te has decidió a probarlo o lo intentaste y no te agradó, estos  5 consejos te pueden ayudar a disfrutarlo más.

(FOTO: PEXELS)

EJERCICIOS PARA ALARGAR Y ENGROSAR EL PENE DE MANERA NATURAL

LA ESTIMULACIÓN ES UN PUNTO CLAVE

Con o sin juguetes sexuales, solos o acompañados, la estimulación anal abre un mundo de posibilidades muy placenteras; eso sí, si se realiza correctamente y con seguridad. ¿Quieres aprender a introducir el sexo anal en tu rutina sexual, y no sabes por dónde empezar? ¿Tienes dudas sobre esta práctica, que todavía viene acompañada de cierto estigma? Estos consejos orientados por un experto, que orientará a todos aquellos que quieren disfrutar de una sexualidad abierta.

1.- INFÓRMATE

Es importante obtener información rigurosa para dejar atrás los tabúes y poder disfrutar de esta práctica sexual. Según el sexólogo y terapeuta Carlos Horrillo, una de las preocupaciones más frecuentes sobre esta práctica proviene de los hombres heterosexuales quienes, a pesar de tener mucho interés en querer explorar esta zona en sus compañeras sexuales, suelen negarse a autoexplorarse a sí mismos debido a miedos, frutos del desconocimiento. "La razón es cultural, dado que hay un componente psicológico en ´ser penetrado´", señala el sexólogo.

Pero cualquier hombre puede disfrutar mucho de la estimulación anal y de la próstata, y eso no tienen nada que ver con la orientación sexual. Disfrutar del sexo anal no te convierte en homosexual, ni pone en juego tu virilidad. Por el contrario, sí abre un camino inexplorado de placenteras posibilidades, especialmente para ellos: la estimulación de la próstata, situada a pocos centímetros de la entrada del recto, tiene el potencial de ser muy placentera para un hombre. Además de ser muy saludable, no solo por los beneficios de practicar sexo en sí mismos, la exploración rectal en los varones puede ser clave para prevenir enfermedades prostáticas.

LA DIETA DEL SEXO, LA MEJOR OPCIÓN PARA BAJAR DE PESO

Por otro lado, el ano es una zona erógena en ambos sexos, por lo que las mujeres también pueden disfrutar de un sexo anal muy placentero. Horrillo señala que, con frecuencia, las mujeres ven esta práctica como "algo sucio y poco erótico para ellas". Sin embargo, esta concepción está cambiando. El sexólogo apunta a que alrededor de un 30 % de mujeres heterosexuales ya practican sexo anal con regularidad. Eso sí, mejor hacerlo con una serie de pautas.

2.- DEDICA TIEMPO A LOS PRELIMINARES

El primer dato a tener en cuenta, especialmente en parejas heterosexuales, es que la práctica del sexo anal no puede llevarse a cabo igual que si fuera un coito. El ano es un esfínter distinto a la vagina; cada uno se dilata de formas distintas, y requieren estimulaciones diferentes. Una estimulación insuficiente antes de la penetración suele provocar dolor, y el rechazo a esta práctica, entendida como algo doloroso. Pero el sexo anal no tiene por qué doler si ponemos en práctica algunos trucos. Las caricias, besos, y toda práctica dirigida a estimular a la persona que va a recibir la penetración (lo que conocemos como preliminares) son esenciales para aumentar su excitación, permitiendo así la correcta relajación de los músculos. En definitiva, y como señala Carlos Horrillo: "Es una práctica que requiere de paciencia y cariño".

3.- UN BUEN LUBRICANTE

El siguiente consejo, esencial para que el sexo anal no sea doloroso, es conseguir un buen lubricante. La vagina posee lubricación natural, pero no así el ano, por lo que la lubricación se convierte en un requisito imprescindible para evitar daños innecesarios. Al iniciar la penetración, conviene hacerlo de manera paulatina, para ir dilatando poco a poco el esfínter. Para ello, es fundamental la comunicación: expresar lo que vamos sintiendo a la otra persona en cada momento nos asegurará que podamos alcanzar una estimulación placentera. El sexo anal no tiene por qué doler, si se hace bien.

4.- MANTÉN UNA BUENA HIGIENE

ESTUDIO DEMUESTRA QUE VER PORNO EN EXCESO PROVOCA DISFUNCIÓN ERÉCTIL

Resulta comprensible que muchas personas presenten dudas, o incluso rechazo, ante la idea de practicar sexo anal, dado que este es un orificio de desecho. Para garantizar una experiencia satisfactoria, es imprescindible la higiene: se recomienda lavar correctamente la zona antes de mantener relaciones sexuales con agua y jabón. Otras prácticas, como las famosas "lavativas", que vacían parte del intestino grueso, no se consideran necesarias. El recto, la zona que se va a penetrar, no debería albergar material fecal por sí mismo; esto solo ocurre en el momento de la evacuación".

5.- TOMA PRECAUCIONES

 

Como cualquier práctica sexual, el sexo anal no está exento de riesgos para la salud: entran en juego las infecciones de transmisión sexual o ITS (anteriormente conocidas como ETS). Por ello, el uso del preservativo es imprescindible. Pero hay más. El consejo definitivo para disfrutar de un buen sexo anal, principalmente en parejas heterosexuales o mujeres homosexuales que lo practiquen, es que el preservativo debe cambiarse después de la penetración si se va a penetrar otro orificio, como la vagina. El motivo, además de la higiene, es que las bacterias que habitan de manera natural en el recto, principalmente las de tipo E. coli, pueden provocar una seria infección en el tracto urinario. Es frecuente que, desoyendo estos consejos, un preservativo se reutilice para usar ambos orificios, o bien el pene o el juguete sexual que estamos usando para la estimulación anal se lleve directamente a la boca o vagina de la compañera o compañero sexual. Para evitar esto, hay que lavar siempre el pene o el juguete sexual antes, o cambiar el preservativo.

Ahora ya sabes cómo practicar sexo anal con seguridad y sin complejos.

 

¿ERES BUENO EN LA CAMA? 5 TIPS PARA QUE SEAS EL MEJOR AMANTE

 

(Imelda Téllez)