BDSM: guía para llevar los juegos sexuales a otro nivel

Todo lo que debes saber para iniciarte en el BDSM con tu pareja: Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo

  • REDACCIÓN
  • 17 de Septiembre de 2020
  • 17:37 hrs.
BDSM: guía para llevar los juegos sexuales a otro nivel
Si buscas llevar los juegos sexuales a otro nivel prueba con esta guía para empezar BDSM: Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo (FOTO TOMADA DE FREEPIK)

A medida que se van rompiendo los tabús muchas parejas van en busca de explorar su sexualidad; el BDSM son las prácticas de erotismo que se han vuelto populares gracias a algunas novelas que han saltado a la pantalla grande como “50 sombras de Grey” o “365 Días”. Aquí una guía práctica para llevar los juegos sexuales a otro nivel.

De acuerdo con Abc, el BDSM no es una práctica sexual, sino que son las siglas de seis diferentes: Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo.

TIPS INFALIBLES PARA EXCITAR RÁPIDAMENTE A TU PAREJA

El desconocimiento ha provocado que las personas consideren estas prácticas sexuales como perversas en las que el dolor es el protagonista, lo cierto es que se trata de juegos sexuales en los que la confianza, el conocimiento mutuo y la comunicación son imprescindibles dado que tienen normas claras que se establecen previamente bajo consentimiento explícito.

Hay diferentes intensidades, por lo que cada persona debe conocer y establecer sus límites con su pareja para que el BDSM sea siempre fuente de placer. En cualquier caso, la base siempre es el acuerdo libre, pleno e informado de todos sus participantes.

El BDSM es una práctica que se enfoca más en el placer de sensaciones como el poder o el control. Solo el sadismo y el masoquismo implican directamente el dolor como vía de excitación. Juguetes, lazos, disfraces y demás elementos son

GUÍA DE INICIACIÓN EN EL BDSM

Acuerdos

De acuerdo con GQ, Antes de cualquier práctica sexual es necesario llegar a un acuerdo en pareja donde establecerán las “obligaciones”, obediencias y castigos que ambas partes están dispuestas a cumplir. Para empezar el consenso, tendrán que platicarlo, si es preciso, con la ropa puesta, con el objetivo de que a la charla se le dé la importancia de un verdadero convenio sin distracciones ni la temperatura elevada.

¿ERES BUENO EN EL SEXO? ESTAS SEÑALES INDICAN SI ERES UN BUEN AMANTE

Nivel de intensidad

¿Qué tan aguantadores o delicados son? Es el momento de hablar de sus fantasías, antojos o de lo que les ha gustado que ya han experimentado, también es buen momento para confesar lo que les ha incomodado y en su momento, no se comunicó. En esta plática definirán el nivel de intensidad de su juego sexual sin prejuicios, la comprensión es importante para que las confidencias fluyan ligeras.

Incomodidad

Si la incomodidad sobre el tema aparece sin remedio en alguna de las dos partes, será mejor pasar a otra cosa. Todo consensuado; nada a la fuerza o sólo por darle gusto a la pareja.

Objetivo común

Si han llegado a esta plática, es porque los dos sienten la misma inquietud por experimentar el BDSM. Ahora que, si solo uno planteó la idea de llevar la experiencia sexual a otro nivel, debe de esperar el consentimiento de su pareja y si no, olvidarlo.

Objetos

Ya que los dos están animados y convencidos es hora de empezar a equiparse, pueden empezar con objetos que tengan a la mano: una corbata, medias de seda, una vela (por si han pensado en incluir la cera caliente) u otros elementos que sirva de atadura, sexys mordazas o para tapar los ojos. Y si convinieron integrar golpes, como esas nalgadas que activan la lascivia en muchos de sus encuentros de sadomasoquismo, prueben con la pala de madera con la que voltean los hot cakes. Ya que si tienen tiempo y paciencia para planear su encuentro, lo mejor será visitar una sex shop; ahí podrán sugerirles productos y aclarar dudas y tips, que serán de mucha utilidad.

Deseos y peticiones

Vayan integrando poco a poco sus deseos, peticiones, caprichos; atarla o que te ate y dispongan a su antojo de sus cuerpos; una nalgada, unas gotas de parafina en la espalda, hielo, cera caliente; términos soeces y duros con los que lidien sin problemas (porque cada pareja tiene un sucio diccionario del cual echar mano). Varíen la intensidad y entérense de qué sí y qué no a través de los gestos, las posturas (si te ofrece insistentemente su trasero, pregúntale si quiere que la golpees, muerdas, aprietes) y, por supuesto, utilicen las palabras. Hay lenguajes y sonidos que cada dúo reconoce al momento del sexo, y con ello sabrán hasta dónde llegar o continuar.

CONOCE LOS MITOS Y VERDADES SOBRE EL SEXO ORAL

Creatividad

Sean creativos o inspirence en escenas de series o películas que los han excitado, echen a volar su imaginación hasta donde sus anhelos la requieran y usen la fuerza del carácter, como si en el ejército se hubieran instruido, o la ingenuidad de quien ofrece su cuerpo y sentidos para “todo”. Y si van a beber, con moderación.

Palabra de seguridad

En todo juego hay reglas y, sobre todo, cortesía. Establezcan una palabra de seguridad para frenar el encuentro en caso de que alguno ya no lo esté disfrutando. Es normal experimentar miedos, incomodidad y hasta vergüenza antes, durante y después de la práctica sexual. Es fundamental que la comprensión impere en este caso. Porque también en el sadomasoquismo sexual, existe la gentileza y el respeto.

Precaución

La palabra de seguridad es importante, pero es mejor evitar cualquier tipo de insensatez a la que nos pueda llevar la lujuria. Hay que mantenerse alerta y procurar que él o la sometida disfrute el encuentro, pon especial atención a los detalles para que tu pareja no “se aguante” con tal de complacerte.

Riesgos

Debes tener muy en cuenta que no sólo es probable el riesgo físico; también puede haber daños psicológicos de difícil recuperación si no se respetan las normas. Irónicamente, sus límites y las reglas les darán la libertad perfecta para disfrutar a tope de esta práctica sin culpas ni accidentes.

No hay nada más importante que los acuerdos en pareja y en el sexo son fundamentales.

PEGGING: LA PRÁCTICA PARA ESTIMULAR EL PUNTO G DE LOS HOMBRES

(Aline Núñez)