Dime qué posición sexual te gusta y te diré cómo eres

Sabías que tus posiciones sexuales favoritas pueden revela mucho sobre tu personalidad

  • REDACCIÓN
  • 21 de Agosto de 2021
  • 11:30 hrs.
Dime qué posición sexual te gusta y te diré cómo eres
Seguro te has echado el Kamasutra completo, pero dentro de todas esas posturas sexuales existe una, dos o más que son verdaderamente tus favoritas y que lo creas o no, las eliges porque tienen que ver contigo (FOTO TOMADA DE INSTAGRAM)

¿Alguna vez imaginaste que las posiciones sexuales pueden revelar mucho sobre las personas? Esto es lo que tus posturas favoritas en la cama dicen de ti.

A lo largo de los años, se han realizado diversas investigaciones sobre el sexo y las relaciones; tanto es así, que incluso, la postura adoptamos cuando dormimos junto a nuestra pareja revela detalles sobre la complicidad entre ambos. Según un artículo publicado por EliteDaily.com, el sexo es el acto más íntimo que se puede realizar en la existencia humana, por lo que las posturas sexuales podrían decir algo sobre la personalidad de hombres y mujeres.

Como siempre en lo que respecta a la psicología y la mente humana, estas no son reglas fijas, sino indicadores generales sobre los que es interesante y divertido reflexionar. También porque, seamos sinceros, una cosa es preferir una o más posturas sexuales, pero en general la variedad y la experimentación se encuentran entre los ingredientes básicos para tener buen sexo y para explorar la sexualidad individual y de pareja.

ESTO ES LO QUE DICE LA PSICOLOGÍA DE LAS POSTURAS SEXUALES MÁS IMPORTANTES:

MISIONERO

Es la más clásica de las posturas, que se presta a modificaciones que la hacen más picante.

Hombres: según la psicología, los hombres que lo prefieren tienden a optar por tener el control de la situación, pero más para sentirse seguros (tal vez juega un poco la inseguridad).

Mujeres: según la psicología, las mujeres que prefieren esta posición probablemente estén muy ocupadas y busquen placer y relajación en la intimidad, posiblemente al mismo tiempo.

COWGIRL

En otras palabras, es cuando ella está arriba, con la cara y la espalda hacia él o desde atrás para la variante inversa.

Hombre: para la psicología, un hombre que prefiere estar debajo es un hombre al que le gusta ser dominado por mujeres, al menos en la intimidad, lo que podría reflejar su forma de vida o exactamente lo contrario. También es un hombre atento al placer de su pareja, quien luego la deja a cargo para que ella lidere el ritmo de la relación.

Mujeres: las mujeres que aman "montar" al hombre, podrían ser en realidad dominantes, en la vida o en la pareja, o al menos, muy seguras de sí mismas y de su sexualidad.

EL PERRITO

Hombres: la posición del amor "desde atrás", incluso en el nombre (en todos los idiomas) evoca a los animales, por lo tanto, una condición más libre y salvaje. Desde un punto de vista psicológico, los hombres que prefieren el estilo perrito pueden preferir la posición que impide ver a la pareja en la cara para evitar involucrarse, o porque les encanta tener el control y "someter" a la pareja.

Mujeres: una fantasía común de las mujeres, por otro lado, es ser tomada con fuerza (¡no con violencia!), Por lo que en los juegos de pareja incluso el estilo perrito puede ser recurrente.

LA CUCHARITA

Es la posición más tierna, ya que es una especie de abrazo: ella está acostada de lado y él se pone detrás de ella, abrazándola con todo el cuerpo.

Los hombres a los que les gusta esta posición pueden ser particularmente afectuosos y protectores con su pareja, mientras que para las mujeres es una posición particularmente cómoda, para una relación que combina el aspecto "salvaje" de la penetración por detrás con la comodidad y tranquilidad del abrazo.

DE PIE

Suele ser la posición del "rapidito" o la elegida por los amantes que son particularmente apasionados y consumidos por la urgencia del deseo. También tiene la variante en la que ella está sentada en una mesa y él está parado frente a ella.

También es la posición que subraya, al menos desde el punto de vista de la psicología, un carácter aventurero que no teme a las convenciones, tanto en hombres como en mujeres.

 

(Imelda Téllez)