Lo que el sexo revela de nuestra personalidad

¿Te has hecho preguntas sexuales que estén vinculadas con la forma en que percibes y vives tu sexualidad? Eso podría revelar mucho sobre tu personalidad

  • REDACCIÓN
  • 15 de Octubre de 2020
  • 09:35 hrs.
Lo que el sexo revela de nuestra personalidad
Los expertos han hablado incontables veces sobre los factores culturales y sociales que pueden tener un papel en la sexualidad y en los comportamientos sexuales y la personalidad de los individuos (FOTO TOMADA DE INSTAGRAM)

¿Alguna vez te has preguntado lo que el sexo podría revelar sobre tu personalidad? Lo cierto es que, no todos vivimos la sexualidad de la misma forma, algunos experimentan placeres que otros no, o prefieren adentrarse en actividades que para otros resultarían poco atractivas.

¿DE DÓNDE VIENE EL ORGASMO? ESTUDIO ASEGURA QUE EL PUNTO G ES UN MITO

Durante décadas, los expertos han hablado sobre los factores culturales y sociales que pueden tener un papel determinante en la sexualidad y en los comportamientos sexuales de las personas, resaltando que inevitablemente, el sexo refleja más de nuestra personalidad de lo que pensamos (la Librería Nacional de Medicina de Estados Unidos cuenta con varios estudios entre los que se encuentran uno liderado por Jacek Kurpisz de la Pomeranian Medical University, en Polonia, y otro por Mahbobe Firoozi de la Mashhad University of Medical Science, en Irán, pero en realidad es un tema que se ha analizado bastante desde el punto de vista psiquiátrico).

Sin embargo, como suele suceder con varios temas psicológicos, muchas personas no saben que dichos factores tienen una influencia en la sexualidad, por lo que pocos hacen un análisis de su comportamiento y la forma en que ven el sexo, e incluso no saben si esta perspectiva es sana o si podría estar afectando sus vidas sexuales y generando un sentimiento negativo dirigido hacia el sexo, a través de la culpa, el desprecio o la lejanía de éste. Por eso mucha gente hace preguntas sobre sexo en Internet.

La Dra. Lisa Firestone, psicóloga clínica, directora de investigación y educación de la Asociación Glendon y co autora de distintos trabajos que hablan sobre la conexión con la sexualidad, profundizó en este tema en un artículo en el que habla sobre cómo escuchar a la “voz crítica” que a veces oímos cuando pensamos en sexo, la cual nos puede ayudar a identificar las cosas que podrían estar afectando nuestra sexualidad, también señala que existen tres preguntas sexuales específicas que pueden ayudar a “descubrir los sentimientos honestos” sobre nuestra sexualidad.

LAS TRES PREGUNTAS QUE DEBES HACERTE PARA SABER LO QUE EL SEXO REVELA DE TU PERSONALIDAD

¿CÓMO APRENDISTE SOBRE SEXUALIDAD?

Esta puede ser una de las más importantes, ya que en la mayoría de veces el primer contacto que tenemos con el concepto o con la idea de sexualidad puede determinar cómo la percibimos con la edad. Si nos lo enseñaron nuestros padres, si lo hicieron de forma negativa, o si fue un contacto distinto. Firestone indica otras preguntas: ¿Qué entendiste de la forma en la que la gente habló de sexualidad? ¿Cómo crees que las actitudes que recibiste de la sociedad, comunidades, familiares o hasta de la televisión influenciaron la forma en que te volviste sexualmente activo?

De hecho, la UNESCO ha dicho que la educación sexual comprensiva es importante en el desarrollo de las personas. “Mucha gente recibe información confusa y conflictiva sobre las relaciones y el sexo, mientras hacen la transición de la niñez a la adultez. Esto ha llevado a un aumento de demanda para que la gente joven reciba información”.

EL "BESO DE SINGAPUR" QUE PROMETE INTENSOS ORGASMOS

Por supuesto, aquí también entran otros temas como el primer contacto sexual. Recordamos la investigación hecha por el Dr. Matthew Shaffer, quien establece que la "primera vez" puede ser determinante al hablar de satisfacción sexual en la vida de una persona. Sin embargo, también hay temas como abuso infantil que pueden tener consecuencias psicológicas en la víctima y en la forma que ve la sexualidad.

¿CUÁLES SON TUS PENSAMIENTOS CRÍTICOS SOBRE EL SEXO?

Aquí surgen cuestiones como los sentimientos negativos que nos puede causar el sexo. Temas como inseguridad física o de desempeño, o hasta las críticas que nos hacemos al sentir culpa de desearlo. De acuerdo con la Dra. Firestone estos pensamientos pueden hacer que no nos sintamos cómodos con nosotros mismos cuando se trata de sexo.

La experta sugiere escribir estos pensamientos críticos para relacionarnos con ello y, si es posible, escribirlos en tercera persona para verlos fuera de nosotros y poder analizarlos desde una perspectiva distinta.

Cosas como la culpa se pueden dar también debido a factores socioculturales, como en sociedades religiosas en las que el sexo es visto como algo negativo, lo cual puede tener una influencia en cómo una persona se siente al respecto, o cómo puede sentirse mal al decidir tener sexo por placer.

¿CUÁLES SON TUS PROPIOS VALORES PERSONALES SOBRE LA SEXUALIDAD?

Siguiendo con la pregunta anterior, es necesario presentar esos pensamientos críticos que tenemos y enfrentarlos con nuestra verdadera visión de lo que queremos que sea el sexo. No pensar en lo cultural o social, sino en lo personal. Si una persona religiosa en realidad no cree que el sexo sea malo, debe decirlo o acostumbrarse a esa idea porque al final sólo importa nuestra opinión.

De igual forma, tenemos qué pensar en cómo te afecta o a las personas que están a tu alrededor y si tenemos una expresión ideal. Muchas veces las fantasías que tenemos están vinculadas a estas ideas.

Por supuesto, cuando tenemos pareja, esto puede ser un poco complicado de abordar, pero para eso existen las terapias sexuales de pareja.

Una vez que entramos en este modo analítico sobre la sexualidad, nos podemos entender más e incluso puede ayudar a sentirnos más conectados con nuestra sexualidad, impulsando una visión más sana sobre ésta y cómo puede influir en la forma en que nos conectamos con nuestra pareja o con las demás personas.

PARAFILIAS SEXUALES: ¿QUÉ SON Y CÓMO SABER SI TIENES ALGUNA?

(Imelda Téllez)