México en su peor momento

Peña Nieto no tiene nada bueno que informar. El Banco Mundial anuncia que México y Centroamérica es la región donde más se concentra la pobreza en el continente.

  • MARTÍ BATRES
  • 09 de Marzo de 2014
  • 00:00 hrs.
 La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advierte que de todos sus países miembros es México donde las familias han experimentado una mayor caída en sus ingresos. Por su parte, Save the Children revela que en 13 estados de la república la mortalidad infantil está por encima de la media nacional por lo que no se cumplirá El Objetivo del Milenio en esta materia. Para rematar, el sector privado y el Banco de México anuncian que la previsión del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) va a ser menor a la estimada inicialmente.
 
No hay pretexto para que al país le esté yendo tan mal. Como pocos gobernantes, Peña Nieto, ha tenido todo a favor para desplegar su proyecto y dar buenos resultados. Antes de dejar el cargo, Calderón le regaló la reforma laboral. Con la firma del Pacto por México, logró arrodillar a la oposición para que pasaran una a una las pomposamente llamadas "reformas que México necesita". Sin embargo, cada promesa, cada tonadita de triunfalismo emitida por los grandes medios de comunicación se diluye en medio de una derrota tan estrepitosa como prematura.
 
¿Cómo es posible que los niveles de pobreza de nuestro país estén al mismo nivel que los registrados en Guatemala, Belice, El Salvador y Honduras cuando las economías de esos países están muy por debajo del tamaño de la economía Nacional?
 
¿Cómo es posible que de los países ricos del continente agrupados en la OCDE sea en México donde se presenten los menores niveles de bienestar y los ingresos familiares hayan experimentado una mayor caída si la reforma laboral se hizo para crear "más empleos y mejor pagados"?
 
¿Cómo podemos concebir que mientras la miseria crece y se extiende la revista Forbes informe que las fortunas de los magnates nacionales hayan pasado de 148.5 a 258 mil millones de dólares?
 
La respuesta es que México se ha convertido en una fábrica de pobres como resultado de la suma de las reformas estructurales impulsadas por Salinas y Zedillo, de las políticas negativas emprendidas por los dos gobiernos panistas, así como de las  aprobadas en este sexenio, particularmente las reformas laboral y hacendaria.
 
Por otra parte, los contrastes y la polarización social presentes en nuestro país  tienen que ver con el proceso de corrupción y despojo generados por la aplicación de políticas neoliberales en nuestro país, ya que, por ejemplo, la fortuna de Bill Gates, el más rico del mundo según Forbes, está fincada en la creatividad. En cambio, la bonanza de los más ricos de México tiene su base en los proceso de privatización y en los privilegios fiscales que hacen que en nuestro país paguen más impuestos quienes menos tienen.
 
Los malos resultados de Peña Nieto no tienen que ver con que sean o no aprobadas reformas. Superar esta mala situación tampoco depende de las privatizaciones. Hoy dicen que no estamos tan bien porque no se privatizó antes el petróleo, mañana inventarán que la bonanza y los empleos dependen de la privatización del agua.
 
El cambio verdadero y la recuperación efectiva dependen de dejar atrás el neoliberalismo, de superar el dogma económico de quienes hoy gobiernan y, por supuesto, de llevar a cabo una verdadera lucha contra la corrupción, no como la de Peña Nieto que persigue y encarcela a los delincuentes aliados del PAN pero brinda impunidad a los  del PRI.
 

@martibatres