Nada nuevo bajo el sol

Que Enrique Peña Nieto compró la presidencia no es noticia como tampoco lo es el reporte que esta semana hizo público la llamada Comisión Monex de la Cámara de Diputados.

  • MARTÍ BATRES
  • 16 de Marzo de 2014
  • 00:00 hrs.
 Inmediatamente después de las elecciones de 2012, de manera puntual y con pruebas concretas, Andrés Manuel López Obrador y Morena informaron a los ciudadanos que el PRI y su candidato habían invertido en su campaña más de 4 mil millones de pesos.
 
Lo expuesto por los legisladores comprueba que López Obrador no mintió ni exhibió datos a la ligera. También reafirma la falta de profesionalismo con la que se condujeron las autoridades, quienes se negaron a tomar en cuenta las pruebas aportadas por el candidato de la izquierda y decidieron dar carpetazo al asunto.
 
La noticia sería que los diputados interpongan formalmente ante la PGR una denuncia por los delitos que puedan resultar de esta operación ya que no sólo se cometieron ilegalidades financieras y electorales, también se pueden desprender diversas faltas cometidas por funcionarios públicos que pudieran estar involucrados en esta red de financiamiento ilegal de campañas electorales.
 
Hasta el momento los diputados se han quedado sólo en la declaración ante la prensa pero deben actuar para dar seriedad a su trabajo.
 
El hecho también se puede reflejar en la creación de una verdadera reforma política que garantice que en verdad se cuenten bien los votos y que nadie pueda comprar la voluntad de los electores, ya que la reforma aprobada por los legisladores el año pasado no sólo no garantiza que se persiga la compra del voto sino que suaviza las sanciones.
 
No hace falta hacer una profunda reflexión sobre lo que ocurrirá si por un lado aprobaron la reelección y por otro diluyeron el castigo a la compra del voto. Lo que los partidos del llamado Pacto por México anunciaron como un gran avance democrático es en realidad una regresión a la época de Don Porfirio.
 
Los legisladores, particularmente los de los partidos aliados en el Pacto por México, tienen la oportunidad de demostrar que realmente están a favor de aplicar las leyes denunciando ante la PGR a quien resulte responsable de la compra del voto e impulsando una verdadera reforma que garantice comicios justos y transparentes.
 
Lo que no se entiende es que por un lado los diputados denuncien los gastos del PRI en la pasada contienda presidencial y por otro lado aprueben una reforma política que suaviza las sanciones.
 
@martibatres