NASA confirma que puede haber vida en luna de Saturno

Encélado es un satélite de Saturno, descubierto por la NASA, cuyo interior tiene compuestos orgánicos para albergar vida

  • REDACCIÓN
  • 13 de Abril de 2017
  • 00:00 hrs.
NASA confirma que puede haber vida en luna de Saturno
NASA confirma que puede haber vida en luna de Saturno

Hace algunos meses la NASA, mandó una nave en la fría atmósfera de Saturno, la sonda Cassini, quien pondrá punto final a su viaje luego de casi dos décadas donde ha explorado los mares de metano de la zona de Titán y la misteriosa superficie de Encélado, la luna helada de Saturno, que desde hace unos años este cuerpo supera los 500 kilómetros de diámetro. Su núcleo rocoso está cubierto por una capa de hielo de 40 kilómetros de grosor, por lo que podría albergar vida además de la Tierra.


En octubre del 2015 la sonda Cassini de la NASA exploró el polo sur de Encélado, puesto que en sus entrañas habita un océano de agua líquida que es rico en moléculas orgánicas. Cuyo objetivo era investigar la composición de las nubes que emanan como géiseres en el polo sur de esta luna y encontrar vida extraterrestre.


Este jueves en un artículo en la revista Scienece, científicos afirmaron que en el Encélado es probable encontrar vida alienígena. La sonda Cassini atravesó las nubes de esta luna, con la función de captar partículas de agua y otros compuestos, ya que en el satélite alberga unas reacciones hidrotermales y un desequilibrio químico que son capaces de sustentar vida.



“Este estudio la evidencia más sólida de un procesamiento hidrotermal de las rocas por parte del agua líquida en el interior de Encélado”, explicó Hunter Waite, primer autor del estudio e investigador del Soutwest Research Institute, en la misión de Cassini.


“Nuestro trabajo también muestra que este océano es energéticamente habitable, lo que quiere decir que tienen la suficiente energía química como para soportar vida similar a algunos microbios que hay en la Tierra”, comentó.


El espectrómetro de masas a bordo de la nave, muestra que los gases escupidos por los géiseres contienen moléculas de hidrógeno y dióxido de carbono, elementos que generan metano.


“Algunos de los microorganismos más antiguos de la Tierra usan estos metabolismos basados en el dihidrógeno”, resalta Hunter Waite.


La misión de la sonda Cassini, terminará en septiembre de este año, se espera que se investigué el interior de Saturno antes de qué se destruya en el gigante gaseoso.





Con información de El País